Haiti

13 194

En la última década, cerca de 2 millones de personas han abandonado Haití huyendo de la sucesión de catástrofes naturales y de las terribles condiciones de vida provocadas por la violencia y la corrupción que sufre este país latinoamericano, ubicado en el mar Caribe. Haití es el país más pobre de América. Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), casi 4 millones de haitianos sufren hambre y más del 60% de la población vive con menos de 2 dólares al día.

En 2010 un terremoto de magnitud 7 asoló el país y provocó 316.000 muertes, dejando a 350.000 personas heridas, miles de casas desplomadas y el 60% de las infraestructuras médicas destruidas. 1,5 millones de haitianos se quedaron sin hogar y los daños económicos ascendieron a 7.900 millones de dólares, el 120% del PIB del Estado.

Sólo 6 años después, en 2016, el huracán Matthew, barrió parte del país, dejando a su paso 573 muertes y 2 millones de personas heridas.

En agosto 2020, Haití volvió a sufrir los efectos de un desastre natural, el huracán Laura. En esta ocasión fueron decenas los muertos e innumerables los daños materiales.

A pesar de su gravedad, los terremotos y huracanes no son el único problema de Haití. También sufre una enorme inseguridad política y social. El reciente asesinato del presidente Jovenel Moïse, ocurrido el 7 de julio de 2021, fue la guinda del pastel y volvió a situar a Haití en el punto de mira del mundo como el país con mayor inestabilidad política de toda América. En los últimos 35 años, ha tenido ni más ni menos que 20 gobiernos y todos ellos han demostrado ser incapaces de sacar el país adelante.

Además de la inestabilidad política, el asesinato del presidente Moïse es una muestra de la violencia que atemoriza a los haitianos. Las bandas armadas dominan las calles del país. Solo en junio de 2021, más de 150 personas fueron asesinadas y otras 200 secuestradas en la capital, Puerto Príncipe.

Las fuerzas de seguridad del Estado, formadas por apenas por 500 militares y 15.000 policías, están totalmente desbordadas y no consiguen poner freno a todos estos crímenes. Además, existen denuncias sobre matanzas de civiles cometidas por miembros de esos cuerpos de seguridad.

Las pandemias son otro mal constante y causan auténticos estragos entre la población haitiana. Primero fue la cólera, que infectó a 520.000 haitianos y mató por lo menos a 7.000. Y en 2020 llegó el coronavirus, que está teniendo un impacto incalculable, porque apenas se realizan test de control. El porcentaje de población vacunada sólo alcanza el 0,2%.

Y para rematar, en agosto de 2021, un nuevo terremoto, de magnitud 7,2 y con 9 réplicas, volvió a azotar a Haití, dejando más de 2.200 muertos, 329 desaparecidos, 12.763 heridos y alrededor de 50.000 casas destruidas.

Por todas estas razones, un quinto de la población de Haití se ha visto forzada a emigrar. Son cerca de 2 millones de personas, que en su mayoría se dirigieron a países de Latinoamérica como Brasil o Chile, pero nunca fueron bien acogidos. Por eso, muchos vieron en el cambio de gobierno de Estados Unidos, con la victoria Joe Biden sobre Donald Trump, la esperanza de una vida mejor.

En los últimos 11 meses casi 30.000 haitianos han ido llegado a la frontera sur de EEUU, incluyendo algunos de los que habían salido del país tras el terremoto de 2010 y que habían intentado establecerse en Brasil y otros países de Latinoamérica. Muchos de ellos llegaron a acampar bajo un puente en el paso fronterizo entre EEUU y México con la esperanza de encontrar asilo, pero sus sueños no han podido verse cumplidos.

La respuesta de las autoridades norteamericanas fue un bloqueo violento y una expulsión masiva de los haitianos que lograron entrar en el país. Las imágenes de los agentes de la Patrulla Fronteriza montados a caballo y persiguiendo a los migrantes en la ciudad texana Del Río son la muestra más cruel de la gravedad de la desgracia que sufre la población haitiana.

El Gobierno americano calificó esos hechos como horrendos y consideró inhumano el trato dado a los haitianos, pero no hizo nada por aliviar el sufrimiento que viven miles de personas en su intento de encontrar un lugar donde establecerse y vivir sin la amenaza de las tragedias que reinan en su propio país.

FUENTES

www.bbc.com

www.cnnespaol.cnn.com

www.elpais.com

13 Comentarios
  1. Silvia dice

    Muy interesante este trabajo.

  2. Juan dice

    Muy buena idea profundizar en el colegio sobre estos temas.

  3. Teresa dice

    Primero fue la frontera entre USA y México ocupada por los haitianos y ahora el borde entre Polonia y Bielorrusia, con miles de personas huyendo de sus países en busca de una vida mejor.

  4. Ana dice

    Muy buen trabajo y muy bien explicado

  5. Ramón dice

    Me parece muy buena idea que los estudiantes os informéis sobre la situación de países como Haití, tan diferentes del nuestro y con condiciones de vida tan extremas, para que valoréis lo que tenéis y la importancia de ayudar a los más desfavorecidos.

  6. Conchi dice

    La situación de países como Haití nos hace plantearnos nuestro modo de vida, unos tanto y otros tan poco. Tengámoslo en cuenta y pensamos en la gente que necesita ayuda antes de derrochar

  7. Gema dice

    Muy buena información y muy bien escrito, después de leerlo he aprendido sobre la situación de este país.

  8. Rosa dice

    Es desoladora la situación de los haitianos y aún más la perspectiva de futuro ya que a pesar de todas las penalidades que están sufriendo nadie les tiende una mano. Las palabras se las lleva el viento y si no van sumadas a acciones nada cambia más que a peor.

  9. Amanda dice

    Me ha gustado el artículo, felicidades!

  10. Joaquín Díaz dice

    Si hay un país que ejemplariza lo de que “las calamidades nunca vienen solas” es Haití. Con tal cúmulo de desgracias, un lugar que podría ser un paraíso ha acabado convertido en un infierno.

  11. María Sierra dice

    Muy buen artículo, da mucho en que pensar, una pena como los más poderosos miran siempre hacia otro lado.

  12. Esther Quevedo dice

    Genial

  13. María M dice

    Muy interesante, pobres haitianos, qué vida tan dura les ha tocado

Responder a Teresa
Cancelar respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More