Fiorella

0 14

El pasado viernes 31 de enero, acudí a la charla que nos dió Fiorella, una chica colombiana que actualmente vive en España, y que lucha por los derechos de su país y en más profundidad sobre las mujeres.

Nos hablaba de las diferencias entre los partidos de derechas y de izquierdas. Dentro de la izquierda encontramos diversos partidos que apoyan a las FARC, algo que ella destacó como un grupo “terrorista” u organización guerrillera. Este grupo violó los derechos humanos en Colombia, además de ejecutar masacres, asesinatos, narcotráfico, minería ilegal y robos de petróleo.

Otro tema que nos dio a ver Fiorella, fue la situación de las mujeres en su país y sus progresos.

En su país baja proporción de las mujeres en total, se sienten respetadas y es algo por lo que ella lucha aún estando en España, destacaba que ser mujer en Colombia no es fácil y menos siendo una niña por diversos temas de machismo, violencia, desigualdad o pobreza; cosa que aquí a día de hoy es mucho menos común a excepción de violencia de género, violaciones, etc.

Hablaba de cuando ella acudía a la universidad, iba con miedo por lo que se podría encontrar allí. Que para ir debía de tomar un bus en el que iba completo de gente y tardaba media hora en llegar a su universidad. Afirmaba que era el tiempo mínimo que tardarías en llegar, aún viviendo en el centro que era donde también se situaba la universidad y que gente que ella conocía llegaba a tardar dos horas en llegar.

Allí a veces por las tardes se reunía con su grupo en el que nos contaba que intentaban poner remedios a las situaciones que estaban viviendo, y que cuando alguien se daba cuenta de que estaban allí se oía un disparo con el que sabían que tenían que salir o no acababa viva.

La universidad para una mujer era diferente que para un hombre, ya que las mujeres disponían de menos años para estudiar ya que debían asumir el trabajo doméstico y se las consideraba mucho menos, cosa que en mi opinión está bastante mal, ya que a una mujer se la puede dar igual o incluso mejor algún en casos determinados, cualquier oficio del que tengas que estudiar una carrera previamente o sin la necesidad de estudiar, hay que darle oportunidades igualitariamente.

Nos contó que ella ejercía ayudando a niños a leer y escribir y era algo que un tipo de sociedad no quería, no querían que los niños aprendiesen por el simple hecho de poder llevarles a luchar, no le des dejaban hacer nada y que esos niños no tendrían un buen futuro llegaba hasta el punto de que un día se encontró a un niño robándole dinero, como decía él, para mantener a su familia.

 En conclusión de todo esto, es una gran reflexión a nivel personal y hacía la “suerte” que tenemos hoy en día de que más o menos de estar en el país y en la situación en la que estamos a nivel general, desde ámbitos políticos hasta lo que nos pasa en el día a día, ya que no nos vemos obligadas a hacer nada ni nadie nos manda que ni cuando tenemos que hacer nada.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More