España pierde sus glaciares

2 33

Un glaciar es una gran masa de hielo y nieve que se forma en la parte alta de una montaña y que desciende poco a poco por la ladera en forma de lengua. Se forma en lugares del planeta donde por su altitud o su latitud la nieve que se forma a lo largo del año es mayor que la que se derrite.

Pero entre las consecuencias del aumento de la temperatura terrestre a lo largo de la historia se encuentra el progresivo derretimiento de los glaciares. En la actualidad la rapidez con la que avanza el cambio climático podría extinguirlos en un tiempo récord. Y este mismo efecto se da lugar también en España, donde la Cordillera Pirenaica contiene las únicas reservas de glaciares activos, siendo una de las reservas de hielo más meridionales de Europa.

Además de una disminución en número de los glaciares en nuestro país, también se ha reducido con el tiempo la superficie ocupada por los mismos, que es en la actualidad un 10% menor que la que ocupaban a principios del siglo XX. Desde 2011 los glaciares pirenaicos han perdido 63 hectáreas de hielo y unos 19 millones de toneladas de agua. Es más o menos lo que cabe en un embalse pequeño.

Entre las principales razones por las cuales se derriten los glaciares se encuentran las siguientes las emisiones de CO2: la concentración atmosférica de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero derivados de la industria, el transporte, la deforestación o la quema de combustibles fósiles, entre otras ocupaciones de los humanos, provoca que la tierra se recaliente y se fundan los glaciares.

¿Qué se puede hacer para controlar la extinción de los glaciares en España? El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico del Gobierno de España a través del programa ERHIN lleva a cabo un seguimiento de la evolución de los glaciares en España y viene realizando desde 1990 campañas de reconocimiento y control anual, atendiendo a las dinámicas morfométricas, climáticas, nivológicas e hidrológicas, con el objeto de evaluar y cuantificar las variaciones tanto en su extensión como en su naturaleza. Estos trabajos combinan campañas de campo de observación y topográficas con vuelos fotográficos, análisis de imágenes de satélite y estudios geofísicos.

El glaciar más grande que queda en España es el del Aneto. Se trata de una larga lengua blanca de unos dos kilómetros de largo que conecta el macizo de la Maladeta con el del Aneto pasando por el pico Maldito, tres cumbres emblemáticas de esta cordillera. Los científicos han usado por primera vez un dron para estudiar la evolución de este glaciar, haciendo cientos de fotografías que reconstruyen la montaña y el glaciar en toda su extensión.

La señal que indica de que un glaciar va a desaparecer es cuando deja de moverse ladera abajo. Se transforma entonces en una masa de hielo estática que podrá sobrevivir aún unos años más, pero que ya habrá dejado de ser un glaciar.

En total en 2020 solo quedan 19 glaciares en España. Su desaparición, que se espera en apenas 30 años, quizás no vaya a suponer un gran desastre medioambiental, pues atesoran relativamente poca agua. Pero será el final de un ecosistema y las generaciones futuras no podrán visitar este paisaje único.

Bibliografía:

2 Comentarios
  1. Nieves dice

    Otra de las terribles consecuencias del impacto que los humanos estamos ocasionando al planeta a través de la contaminación y emisiones de CO2 y en la que muchas veces no pensamos. Gracias por habérnoslo explicado tan bien.
    Un saludo

  2. Nieves dice

    Otra terrible consecuencia más del impacto que los seres humanos estamos causando sobre la naturaleza debido a la contaminación, las emisiones de CO2 y el calentamiento progresivo del planeta. Gracias por habérnoslos explicado tan bien.
    Un saludo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More