Entre elegir y votar

0 1.063

La perversión del sistema electoral, con listas cerradas y liderazgos incontestables está creando democracias donde el elector queda reducido a ser el portador de un papel que no selecciona a los más meritorios

Los doctrinarios del XIX ya realizaron en su momento una separación entre el componente pasivo y activo del voto. Una distinción que no buscaba clarificar la distinta naturaleza de ambos derechos, sino que abría la puerta a triquiñuelas legales que alejaran del poder a quienes, menos dotados de poder y dinero, podían así ser “discretamente” apartados de la escena política.

Los tiempos de la igualdad y universalización de la cultura y la información nos han transportado a una sociedad en que ambas partes del derecho a participar son indisolubles, regresando a una sociedad en la que todos entienden el “contrato rusoniano” en su plena integridad. Todos conocen, todos eligen, todos dirigen.
Las últimas elecciones en España y Francia, sin embargo, nos revelan que quienes aspiran a dirigirnos tiene otra concepción de eso que hace dos siglos se entendía como voto pasivo. Un concepto más cercano a entregar a la población el soma de Huxley, que al esfuerzo de los elegibles por demostrar sus méritos y su compromiso con el electorado, esto es, con el pueblo al que pertenecen.

No han sido pocas las veces en las que desde estás páginas hemos intentado recabar la opinión y la pedagogía de políticos, tantas como hemos encontrado el silencio, la ambigüedad o la recepción de mensajes inescrutables o crípticos. Es la inmediatez de la cosecha de votos, antes que el interés por crear una sociedad informada y responsable. Ni tan siquiera el deseo de debate de los lectores fue argumento.

Pero la segunda causa de esa actitud es más preocupante. En palabras de un político regional con quien hemos hablado y que prefiere mantenerse en el anonimato, para que su discrepancia no le lleve a la tumba política, los partidos, a nivel local, no poseen apenas cuadros, muchos candidatos ceden a la tentación de ir en listas, ante el agobio a que les someten sus redes personales y familiares, que convierten la petición de entrar en política, en un favor personal. Así las cosas, los miembros disponibles para menesteres como transmitir el mensaje político a los medios son pocos. Pocos teniendo en cuenta que debe ser alguien con cierta formación, política y cultural, para poder escribir algo legible y coherente, y con disponibilidad de tiempo, pues un reducido grupo debe multiplicarse en actos, debates de televisiones locales y notas de prensa.

Y es que siempre discutimos la necesidad de que la política no debe profesionalizarse, pero ello también conlleva sus riesgos, partidos mudos, extremadamente dependientes de la nomenclatura nacional, como nos explica Carlos Martínez Gorriaran, docente, escritor y ex diputado de UPyD.

A ello hay que unir circunstancias muy particulares de los partidos, como las rutinas electorales, fuera de las cuales, cualquier novedad se les hace un mundo. Algo curioso entre quienes predican ilusión, novedad, avance y progreso.

Y nos queda el navajeo, el cainismo. Ese sentido tan español del compañerismo y que, en este caso, nos lleva a que si logramos el compromiso de un político de hablar con nosotros, siempre hay otro dispuesto a ponerle obstáculos, más que nada para evitar que, si el proyecto sale bien  esto no suponga el ascenso del que lo apoyaba, y el arrinconamiento del que, por este motivo, ahora nos cerraba el paso.

Y es que la vida política es dura, más que una escalada sin oxigeno, y en un partido, puede llegar a ser cruel. Puede que en una trainera todos boguen al unísono, y en igual dirección, pero en los partidos no parece tan claro.

Pero el concepto de pasividad no se agota ahí, amordazar el espíritu crítico, con más o menos malas artes, y desactivar la rendición de cuentas, suelen ser otras actitudes cotidianas en los partidos, en los que rara vez está bien vista la oposición a las ideas del amado líder.

Y ejemplos hay muchos. Tras el enfrentamiento entre dos facciones en el PP de Cantabria las llamadas a la unidad de la nueva presidenta regional Mª José Saenz de Buruaga no han evitado la marcha rebelde de parte de sus oponentes al no aceptar el resultado o temer una purga. En podemos han sido más sinceros, la limpieza de errejonistas tan solo no ha contado con el uso de los tradicionales gulags, y no por ganas, si no por falta de transportes.

Los antiguos tebanos planteaban sus comicios no solo como un proceso de elección de cargos y reparto de dignidades, sino como un debate sincero y abierto sobre lo que son, y lo que quieren ser, en un ejercicio de integración nacional en la política y en un ejercicio de transparencia. ¿En que convertido nosotros las elecciones internas de los partidos?. ¿Para que sirven las elecciones en que los ciudadanos eligen sus representantes en las instituciones?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More