“El zorro”

0 23

Frederick Forsyth  es un gran escritor de novelas de suspense, en este caso os presento “El zorro” de Plaza y Janes.
Yo he relacionado la historia del libro con que el tipo de guerra y el espionaje de unos países a otros, en la actualidad, ha evolucionado adaptándose a las nuevas tecnologías y ya no es igual que hace años.

La base de datos de defensa de Estados Unidos es hakeada. Cuando  Estados Unidos se da cuenta piensan que ha sido un ataque terrorista sin embargo al intentar ver qué información ha sido robada se dan cuenta de que no falta nada, es como si hubiesen entrado y se hubieran marchado sin sacar nada de información. Esto les deja desconcertados por lo cual le piden ayuda al Reino Unido para averiguar quién es el hacker porque descubren que su localización se encuentra en un pueblo de Inglaterra, fueron seis espías de madrugada a la casa, cuatro británicos y dos americanos.

 Al entrar todos se quedan sorprendidos al encontrar una familia aparentemente normal formada por un matrimonio y dos hijos, un adolescente y un niño pequeño. Tampoco encontraron muchos ordenadores de última generación como esperaban ni nada por el estilo, sino un ordenador bastante mediocre en la habitación del adolescente.

Descubrieron que el adolescente, de nombre Lucke, padecía autismo y que fue él quien entró en la base de batos americana.

Ante este hecho la primera ministra británica recupera la figura de sir Adrián, un espía de la guerra fría, época en la que el engaño era la principal arma.

A Lucke le ofrecen trabajar para ellos como forma de evitar la cárcel. Le ofrecieron el trabajo de espía informático, a su padre no le gustaba la idea porque no entendía a Lucke ni lo que hacia pero su madre y su hermano si lo apoyaban por lo que al padre le ofrecieron una nueva identidad, dinero y un trabajo que aceptó sin dudarlo y se marchó.

Los servicios secretos británicos con ayuda de Lucke consiguieron burlar los cortafuegos más  difíciles de pasar de los países enemigos.

Un día un nuevo barco ruso de guerra, el cual era su última arma, iba a atravesar el Canal de la Mancha, para que los británicos lo vieran como una exhibición de fuerza. Sin embargo Lucke consigue acceder al sistema de control. Los servicios de inteligencia británicos una vez dentro toman el control del buque y lo desvían de su ruta hasta hacerlo encallar. Esta noticia se hace viral, lo cual a los rusos no les hace nada de gracia. Descubren que ha sido Lucke   y ahora los rusos lo quieren matar.

Sir Adrián hace de todo por mantenerlo a salvo, pero está claro que hay un topo.

Sir Adrián se da cuenta de que hay un traidor entre ellos y por eso los rusos le descubrieron. Sir Adrián prepara una trampa para cazar al topo al tiempo que finge la muerte de Lucke en un atentado.

Con la capacidad de Lucke para acceder a los diferentes sistemas de seguridad desbaratan los planes de Irán y de Corea del Norte que quiere tener su propia bomba atómica.

Mientras tanto, tratan de mantener a Lucke y a su familia a salvo cambiándolo de casa. Se van al norte, a Gales, pero los rusos vuelven a localizarle y envían a un francotirador para atentar contra su vida.

Cuando los británicos lo neutralizan, aprovechan para salir de la casa y disfrutar de un día de campo en familia. Pero Lucke resbala y se golpea la cabeza. Queda inconsciente y le llevan al hospital.

Cuando se recupera descubren que ha perdido su capacidad especial para ver más allá en los sistemas de encriptación, volviendo así a una vida normal con su madre, su hermano y el capitán del ejército que se encargaba de su seguridad que se ha enamorado de su madre.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More