El vagón del bosque de Compiègne, la historia del último día de la I Guerra Mundial

0 48

Existen lugares que, a simple vista, pueden parecer intrascendentes, espacios banales y aburridos en los que nada interesante y significativo ha podido pasar a lo largo de toda la historia de la humanidad, como puede ser el llamado ‘vagón del armisticio’, un vagón de tren, aparentemente, como otro cualquiera. Las apariencias engañan.

El vagón 2419 D de Wagons-Lits Co, en medio de un bosque francés de Compiegne, fue escenario de un hecho histórico para la paz mundial; el armisticio que puso fin a la I Guerra Mundial, cuyo inicio se sitúa el 28 de julio de 1914, cuando el Imperio Austro-Húngaro declaró la guerra a Serbia, aunque por aquel entonces nadie imaginaba que el conflicto entre dos países se convertiría en una guerra de alcance mundial y que se alargaría durante cuatro años. Se decidió que fuese allí, en un sitio tan humilde como un vagón estacionado y aislado en un ambiente pacífico, discreto, que reflejaba respeto por los derrotados y sin posibilidad de ataques, donde los representantes de Francia, Reino Unido y Alemania acordasen el final de más de cuatro años de combates, de los  que se calcula la muerte de alrededor de 9 millones de soldados y más de 7 millones de civiles.

Fue la misma Alemania, exhausta por la guerra y tras sufrir las numerosas bajas de millones de soldados, quien impulsó y solicitó el hecho de firmar un alto el fuego el 8 de noviembre de 1918. Para que Francia aceptase firmar el armisticio, los alemanes debían aceptar primero unas condiciones y exigencias francesas, como devolver Alsacia y Lorena o realizarles un pago estratosférico mediante compensaciones materiales. Estas duras condiciones fueron transmitidas a Berlín y finalmente fueron aceptadas. Esta tregua entró en vigor el 11 de noviembre de 1918, después de que representantes de Alemania y de la Triple Entente firmaran el armisticio compuesto por 24 artículos, y del que no hay más ejemplares que el original , que ponía un punto final a esta gran guerra, y trajo consigo la consumación de los combates terrestres, marítimos y aéreos en todos los frentes y colonias.

1940, la venganza de Hitler simbolizada en un vagón

Para mucha gente esta historia pasó a ser un símbolo conciliador y purificador; un símbolo de paz. Paradójicamente, dicho vagón se convertiría dos décadas después, en 1940 cuando la Alemania nazi había ocupado más de la mitad de Francia, en simbología de la capitulación francesa ante Adolf Hitler, quién convertiría este vagón en símbolo de humillación. Hitler trató de reescribir la historia en 1940 y quiso que fuese Francia quien sufriera la misma humillación al firmar en ese mismo vagón, en el mismo lugar donde se había firmado la capitulación alemana años atrás, la rendición de Francia ante los alemanes en la Segunda Guerra Mundial.

Todo lo vivido en este vagón, construido en 1914 como vagón restaurante, ha pasado a la historia al haberse creado la suya propia. Esta empezó al ser reformado para el comandante Ferdinand Foch, pasando después por la firma del primer armisticio, siendo posteriormente expuesto en París y años más tarde retirado de nuevo a un museo de Compiegne, y finalmente puesto de vuelta en el mismo lugar de la firma del primer armisticio para ser firmada en él la rendición de Francia ante Alemania. Largos, intensos e importantes sucesos ocurrieron en él y es por ello que a día de hoy sigue en boca y memoria de la gente.

Este icónico vagón, el cual dio lugar a 21 años de paz en Europa y que además fue espectador de primera fila del desenlace de dos hechos históricos como son la Primera y la Segunda Guerra Mundial, fue semidestruido al final de la Segunda Guerra Mundial en circunstancias aún desconocidas.

Más tarde, en 1950, la empresa francesa Wagon-Lits, donó un vagón similar al museo, allí se encuentra junto a los restos del original, como son pedazos de decoraciones de bronce y dos de las rampas de acceso.

Su legado sigue vivo, tanto, que el 11 de noviembre de 1918 se cumplieron exactamente 100 años desde el armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial y tanto Merkel como el presidente francés Emmanuel Macron visitaron el museo a modo de aniversario y en memoria de lo que supuso ese vagón para la historia de la humanidad.

BIBLIOGRAFÍA

Abel de Medici, Historia National Geographic, publicado el 11 de Noviembre de 2020 (actualizado el 05 de Enero de 2021)

https://historia.nationalgeographic.com.es/a/armisticio-compiegne-final-gran-guerra-preludio-segunda-guerra-mundial_15839

Mikel Iturralde, Treneando, publicado el 12 de Noviembre de 2009.

https://treneando.com/2009/11/12/el-vagon-del-armisticio-de-compiegne/

Soraya Mudarra, Trenvista, publicado el 24 de Junio de 2015

https://www.trenvista.net/a-fondo/la-historia-del-vagon-del-armisticio-de-compiegne/

Thomas Adamson, AP News, publicado el 07 de Noviembre de 2018

https://apnews.com/article/ac910d9975714f87b30efb1061c75dd6

Enrique Rubio, Agencia EFE, publicado el 09 de Noviembre de 2018

https://www.efe.com/efe/espana/portada/la-paz-mas-fragil-nacio-en-un-vagon-medio-del-bosque/10010-3808221

Imagen:https://www.cope.es/actualidad/internacional/noticias/vagon-del-armisticio-que-dio-lugar-anos-paz-europa-20181112_291883

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More