El tráfico ilícito de armas en la frontera entre Estados Unidos y Méjico, una herida abierta que no deja de sangrar

0

Retomando el tema del primer trabajo de este curso, donde describimos uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), vamos ahora a tratar de evaluar cómo estos objetivos se están implementando en la actualidad. Para ello y a modo de ejemplo, nos centraremos en un ODS concreto y en un caso específico. De este modo, creo que lo más lógico es retomar el ODS ya trabajado, en mi caso el ODS 16 relativo a la “Paz, justicia e instituciones sólidas”.

De entre todas las metas que tiene el ODS 16, ya argumenté en su momento que la número 4 (“Reducir significativamente las corrientes financieras y de armas ilícitas…”)  era la más importante para conseguir la paz y por consiguiente el cumplimiento de otros ODS; pero también argumenté que era la más difícil de conseguir debido a los billones de dólares, que muchos países ganan, provenientes del comercio de armas y del  dinero ilícito[1]. De entre estos países mencioné Estados Unidos (EE.UU.), donde el tráfico de armas genera al año “1,7 y 3,5 mil millones de dólares”[2]. Siendo este uno de los países que más gana, como productor, por el tráfico ilícito de armas, he decidido centrar mi análisis en el tráfico de armas en la frontera entre EE.UU. y Méjico para evaluar qué se está haciendo y qué problemas hay para “reducir la corriente de armas ilícitas” -con la que, a su vez, se interrelaciona una corriente de dinero ilícito.

Rebecka Villanueva, en su estudio sobre el ODS 16 en varios países de Latinoamérica habla de la necesidad de “recopilar datos sobre el flujo de armas con el fin de analizar y medir el cumplimiento de la meta 16.4” (10)[3]. La recolección de datos para cumplir los ODS es clave y esto es -como bien lo publican en sus documentos oficiales- lo que están haciendo todos los países y entre ellos, también, los dos países implicados en nuestro caso concreto: EE.UU[4] y Méjico[5]. Ahora, recoger datos no parece que vaya a ayudar mucho y por ende no parece que se esté haciendo demasiado. Sin embargo, la adquisición de datos para reducir e intentar controlar el flujo de armas ilícitas sí es importante. Los países tienen que recopilar información para saber en qué punto se encuentran y poder establecer una referencia. Sólo así, y mediante un análisis de datos, podrán saber si el número de armas incautadas es mayor o menor que la de los años anteriores, con el fin de evaluar si las políticas que se están aplicando para solucionar el problema son las correctas. Así de claro lo dice también la “Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito” (UNODC) que lleva luchando contra el tráfico de armas de fuego y droga en colaboración con EE.UU. y Méjico mucho antes del 2015. La UNODC en su “Estudio Mundial del Tráfico de Armas de Fuego” de 2020 dice que uno de los indicadores para medir el logro de la meta 16.4 es la cantidad de armas de fuego incautas, ya que tras la incautación se puede determinar su origen (15-16)[6]. Es decir, hay que tener datos de las incautaciones de armas porque eso ayuda a “comprender las tendencias del tráfico de armas de fuego” (8-9)[7]. De este modo, las incautaciones de armas que se hacen permiten a las autoridades estadounidenses y mejicanas evaluar el origen de las armas y determinar las rutas que utilizan los traficantes para cruzar la frontera e introducir las armas en Méjico. Con esos datos ambos países pueden reforzar sus políticas de control y en las zonas de paso interceptar e incautar todas las armas que se estén pasando ilegalmente. Esto reduciría el flujo ilícito de armas y se podría cumplir la meta 4 del ODS 16 en este punto.

Contado así, el asunto parece sencillo, pero realmente no lo es. EE.UU. y Méjico llevan dos décadas intentando controlar y reducir el tráfico de armas ilícitas, que “aumentó tras el cambio de legislación en EE.UU. y la liberación en la venta de armas de asalto en 2004, disparando la violencia y los asesinatos en México (“El tráfico”)[8], con pocos o “escasos resultados” (Marcial)[9]. Ya desde antes del 2015 y los ODS, y en colaboración con la UNODC y la “Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos” de EE.UU., se están recopilando datos y son muchos los que se tienen. De hecho, son tantos que se sabe -como muy bien detalla Alberto Nájar en su artículo- que: “200.000 armas de corto y largo alcance, incluidos arsenales de guerra, cruzan ilegalmente desde EE.UU. a México cada año en automóviles, en camiones de carga o por túneles siguiendo “la mismas rutas que se utilizan para el trasiego de drogas y dinero”; que hay 15 millones de armas ilegales en México y sólo se han confiscado 193.000 en la última década; que los puntos de paso calientes están entre San Diego-Tijuana, El Paso-Ciudad Juárez, Laredo-Nuevo Laredo, McAllen-Ciudad Reynosa y Brownsville-Matamoros; que son cientos de ciudadanos mejicanos que viven en la frontera y estadounidenses sin antecedentes y sin problemas mentales (“Compradores paja”) los que compran armas y se las entregan a grupos que las envían a Méjico (“Tráfico Hormiga”); y que también se compran en Ferias de Armas o por Internet” (Nájar)[10]. Definitivamente, se tienen muchos datos detallados resultado de una lucha que dura años pero, como hemos dicho, con escasos logros. Por ello, parece que “recopilar datos” no va a ayudar a lograr el ODS16 en este caso concreto.

Toca preguntarse ahora porqué no se controla o reduce esta corriente de armas ilícita en este punto fronterizo. Varios son los problemas, y todos complejos. Dice Marcial que “drogas y armas se fundieron en un problema letal con el levantamiento de la prohibición de armas de asalto en 2004”[11]. Los cárteles de la droga mejicanos tienen su principal mercado en EE.UU. Con el dinero ilícito de dicho negocio compran armas para armar a sus ejércitos paramilitares y así controlar el mercado de la droga y proteger sus negocios. El flujo ilícito de armas, dinero y droga es un todo complejo que se aprovecha de una frontera de 3.169 kilómetros imposible de controlar en su totalidad, de las amenazas y de la “corrupción de los funcionarios de aduanas, policía y autoridades” (Nájar)[12] -a pesar del aumento de los puntos de control- y de todas las personas que viven de este gran negocio, como las “22.689 armerías y establecimientos autorizados para la venta de armas en los estados fronterizos” (Nájar)[13]. Pero sobre todo, se aprovecha de la nada severa legislación americana que permite la venta legal de armas, y desde “2004 incluso de armas semiautomáticas y fusiles de asalto” (Nájar)[14]. Conseguir que se prohíba la venta legal de armas, especialmente las de asalto, podría ayudar, según Marcial[15]; pero el tema del control de las armas en EE.UU. cuenta con un lobby muy poderoso, “la Asociación Nacional del Rifle” (Marcial)[16], y nadie se atreve a legislar sobre este tema. Además, esta asociación es uno de los principales financiadores de las campañas presenciales del partido republicano (Marcial)[17]; y si a esto añadimos la cantidad de dinero que aporta el negocio de las armas en EE.UU., más negro se ve el futuro. Estancados en este punto, la violencia aumenta en Méjico y las heridas abiertas por las armas no dejan de sangrar. En el aire queda el futuro del ODS 16.

BIBLIOGRAFÍA

-“El Tráfico de armas, un asunto pendiente en la agenda bilateral de EE.UU. y México” Editoral Staff.  News Report, México: 25 de febrero de 2021.

-Greco, Giada. “México preside la 7ª Reunión del Grupo de Trabajo sobre Tráfico Ilícito de Armas de Fuego organizado por la UNODC” Viena: UNODC, 2020. https://www.unodc.org/mexicoandcentralamerica/es/webstories/2020/07_17_Mexico_preside_Grupo_Armas.html

-Marcial Pérez, David. “La lucha contra el tráfico de armas entre EE UU y México: dos décadas de fiascos diplomáticos” El País. México: 8 de julio de 2020. https://elpais.com/mexico/2020-07-08/la-lucha-contra-el-trafico-de-armas-entre-ee-uu-y-mexico-dos-decadas-de-fiascos-diplomaticos.html

-Nájar, Alberto. “Cómo es el “tráfico hormiga” de armas de EE.UU. a México detrás de la inédita ola de violencia en ese país” BBC News Mundo: México, 20 de agosto de 2019.

https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-49404229

-Official Website of the United States Government: “U.S. National Statistics for the U.N. Sustainable Development Goals.https://sdg.data.gov/.

-Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito: “Estudio Mundial del Tráfico de Armas de Fuego 2020. Introducción, Resumen Ejecutivo, Conclusiones y Consecuencias en Materia de Políticas y Resumen por Regiones.” Naciones Unidas, New York: marzo, 2020. https://www.unodc.org/documents/firearms-protocol/2020/Global_Study_Ex_Summary_es.pdf

-Villanueva Ulfgard, R.  “La implementación del ODS 16 y los compromisos de la cooperación internacional. ¿Hacia dónde vamos con la paz, la justicia y las instituciones en América Latina?”, Documentos de Trabajo nº 20 (2ª época). Madrid: Fundación Carolina, 2019.

https://www.fundacioncarolina.es/wp-content/uploads/2019/11/DT_FC_20.pdf


[1] María Luisa Villescas: “ODS 16: Paz, Justicia e Instituciones Sólidas: “El alto precio de la paz””

[2] María Luisa Villescas: ODS 16: Paz, Justicia e Instituciones Sólidas: “El alto precio de la paz””

[3] Rebecka Villanueva: “La implementación del ODS 16 y los compromisos de la cooperación internacional. ¿Hacia dónde vamos con la paz, la justicia y las instituciones en América Latina?”, Documentos de Trabajo nº 20 (2ª época). Madrid: Fundación Carolina, 2019.

[4]Official Website of the United States Government: “U.S. National Statistics for the U.N. Sustainable Development Goals.”

[5] Giada Greco. “México preside la 7ª Reunión del Grupo de Trabajo sobre Tráfico Ilícito de Armas de Fuego organizado por la UNODC” Viena: UNODC, 2020.

[6] Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito: “Estudio Mundial del Tráfico de Armas de Fuego 2020. Introducción, Resumen Ejecutivo, Conclusiones y Consecuencias en Materia de Políticas y Resumen por Regiones.” Naciones Unidas, New York: marzo, 2020.

[7] Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito: “Estudio Mundial del Tráfico de Armas de Fuego 2020. Introducción, Resumen Ejecutivo, Conclusiones y Consecuencias en Materia de Políticas y Resumen por Regiones.” Naciones Unidas, New York: marzo, 2020.

[8]El Tráfico de armas, un asunto pendiente en la agenda bilateral de EE.UU. y México” Editoral Staff.  News Report, México: 25 de febrero de 2021.

[9] David Marcial Pérez. “La lucha contra el tráfico de armas entre EE .UU. y México: dos décadas de fiascos diplomáticos” El País. México: 8 de julio de 2020.

[10] Alberto Nájar. “Cómo es el “tráfico hormiga” de armas de EE.UU. a México detrás de la inédita ola de violencia en ese país” BBC News Mundo: México, 20 de agosto de 2019.

[11] David Marcial Pérez. “La lucha contra el tráfico de armas entre EE. UU. y México: dos décadas de fiascos diplomáticos” El País. México: 8 de julio de 2020.

[12]Alberto Nájar. “Cómo es el “tráfico hormiga” de armas de EE.UU. a México detrás de la inédita ola de violencia en ese país” BBC News Mundo: México, 20 de agosto de 2019.

[13]Alberto Nájar. “Cómo es el “tráfico hormiga” de armas de EE.UU. a México detrás de la inédita ola de violencia en ese país” BBC News Mundo: México, 20 de agosto de 2019.

[14] Alberto Nájar. “Cómo es el “tráfico hormiga” de armas de EE.UU. a México detrás de la inédita ola de violencia en ese país” BBC News Mundo: México, 20 de agosto de 2019.

[15] David Marcial Pérez. “La lucha contra el tráfico de armas entre EE. UU. y México: dos décadas de fiascos diplomáticos” El País. México: 8 de julio de 2020.

[16] David Marcial Pérez. “La lucha contra el tráfico de armas entre EE. UU. y México: dos décadas de fiascos diplomáticos” El País. México: 8 de julio de 2020.

[17] David Marcial Pérez. “La lucha contra el tráfico de armas entre EE. UU. y México: dos décadas de fiascos diplomáticos” El País. México: 8 de julio de 2020.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More