El nacionalismo catalán. Orígenes

0 563

A pesar de que pensamos que las cosas que pasan en la actualidad son nuevas, lo cierto es que en la historia todo es cíclico y se repite. Un ejemplo de ello es el nacionalismo, que se reivindica periódicamente, como ocurre en nuestro país con el nacionalismo catalán. Sin embargo, el nacionalismo tiene un origen histórico que se sitúa hace varios siglos, y en particular en el siglo XIX, como una corriente política que defendía que una nación tenía derecho a tener su gobierno y por ello iba a ser independiente.

Pero ¿qué es el nacionalismo? Como muchos otros conceptos ideológicos, el nacionalismo tiene defensores, pero también críticos. Así, personajes diversos a lo largo de la historia lo han defendido, como por ejemplo, Sabino Arana, fundador del PNV; pero muchos otros lo han criticado calificándolo de “extraña creencia de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí”, (G. Bernard Shaw), confundiendo así el nacionalismo con el patriotismo, en palabras de Charles de Gaulle, presidente francés, “patriotismo es cuando el amor por tu propio pueblo es lo primero; nacionalismo, cuando el odio por los demás es lo primero”. Además, la plenitud del nacionalismo decimonónico tenía sentido en dicho momento, como espíritu de rebeldía ante los grandes imperios centrales europeos: “el nacionalismo sólo es posible como una política antiimperialista consecuente”, (J. William Cooke).




En dicho contexto histórico, el nacionalismo catalán fue un movimiento cultural que surgió a finales del siglo XIX, y tuvo su origen en la Renaixença. Este movimiento surge con base histórica en el siglo X, cuando Cataluña estaba formada por varias regiones que al paso del tiempo se fueron expandiendo hasta formar la Corona de Aragón; pero al poco tiempo, Aragón y Castilla se unieron dinásticamente con el matrimonio de Isabel I y Fernando II, los Reyes Católicos. Aunque los territorios aragoneses siguen teniendo sus propios derechos, en el siglo XVIII, Felipe V les retira todos sus privilegios, leyes e instituciones, en los llamados Decretos de Nueva Planta, tras no apoyarlo como candidato al trono en la Guerra de Sucesión española. Por ello, los catalanes no se sintieron identificados con el resto de España. Por estos motivos, surge el nacionalismo catalán cuyo objetivo era conseguir el uso de la lengua catalana en la literatura y la cultura. Este movimiento tuvo mucha importancia y solidez en sus inicios industriales y económicos de Cataluña.




Los nacionalistas catalanes apoyan una serie de características donde destacan la defensa del independentismo, porque ellos quieren que Cataluña sea una nación diferente a España y, además, critican el centralismo de la capital en Madrid. Por esto, apoyan unas ideas que son la diferencia de culturas, el sentimiento de opresión de Cataluña desde que Felipe V les retira sus fueros, que la lengua catalana se pueda hablar en instituciones tanto europeas como españolas. Además, los catalanes denuncian que Cataluña está sometida a un agravio económico por parte del Estado y quieren tener sus propias selecciones deportivas, ya que no les representan las selecciones nacionales españolas, su himno o su bandera.

            En el siglo XVIII surgió la idea de mantener una comunidad lingüística y cultural que lo diferencia del resto del país, España. De primeras la idea no fue muy difundida, se extendió principalmente entre los burgueses y los campesinos, pero con el paso del tiempo y aprovechando el crecimiento económico que trajo la Restauración, la mayor parte de Cataluña se fue uniendo a esta propuesta.  A finales de este siglo, la mayoría de burgueses y comerciantes catalanes apoyaron esta idea, sin embargo, la clase obrera apoyó al anarquismo. En 1882 se creó el “Centre de cátala” que era donde se criticaba la autonomía de España durante el proceso de la Restauración. En 1891, se fundó la “Unió Catalanista” que tenía una ideología católica y conservadora. En 1898 los catalanes aprovecharon mucho el desastre español en Cuba Y Filipinas, ya que tuvo como consecuencia la devolución de capitales, por lo que favoreció al nacionalismo catalán a desprestigiar el centralismo y a España. Y además en 1901 se crea la “Lliga Regionalista” con Francesc Cambó como dirigente y con Prat de la Riba como ideólogo, formando un partido conservador, católico y burgués con objetivos de autonomía política y defensa de intereses económicos de los catalanes.




Han pasado años y esta protesta catalana continúa en nuestra actualidad con intenciones de separarse del estado español mediante la independencia. Desde el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, que hizo que se activara el artículo 155 de la Constitución, el discurso del rey Felipe VI el 3 de octubre del mismo año, el juicio que acabó con condenas por sedición y todos los altercados de los CDR (comités de defensa de la república), se ha abierto una profunda brecha de separación entre las dos mitades de la sociedad catalana que parece que tendrá una lenta y difícil solución.

Fuentes:

Berzal de Miguel, V. (25 de enero de 2013). El nacionalismo actual, parte I: surgió en el siglo XIX en el seno de la burguesía europea. Cultura diversa. https://culturadiversa.es/2013/01/el-nacionalismo-tal-como-se-entiende.html

Redacción. (2020) El nacionalismo catalán a lo largo de la historia. EuropaDigital.es. https://europadigital.es/historia/nacionalismo-catalan/

Vidal, I. (5 de diciembre de 2018). ¿Qué es el nacionalismo? El reto histórico. https://elretohistorico.com/nacionalismo-europa/

Prezi. (2020). El nacionalismo catalán. Prezi.com. https://prezi.com/0qsv0lh23idc/el-nacionalismo-catalan/?frame=465c1ef71df3e1cca07cf612ba93ca0f58fb8757

Ocaña, J. (2005). Regionalismo y nacionalismo. Historiasiglo20.org. http://www.historiasiglo20.org/HE/11a-3.htm

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More