El misterio del NH370

0 980

El vuelo MH370, de Malaysia Airlines, fue un vuelo internacional de pasajeros Kuala Lumpur- Pekín totalmente ordinario hasta que el 8 de marzo a las 2:40 (hora local, UTH +8) el Boing 777-200 con 227 pasajeros y 12 tripulantes desapareció de los radares aéreos al entrar al espacio aéreo de Vietnam, que afirma que la aeronave perdió el contacto al poco rato de entrar. 

Tampoco pudieron establecer contacto con ella cuando sobrevolaba el mar: “Su código no apareció en nuestro sistema”, dijo Bui Van Vo, director del departamento de control aéreo. Algunos medios no oficiales filtraron que el ejército de Malasia detecto al avión a las 4:30 en el estrecho de Malaca, y el jefe de las fuerzas aéreas malasias dijo que el radar indicaba que el avión pudo haber girado antes de entrar a Vietnam. No se recibió ninguna alarma, por lo que se cree que el suceso fue tan repentino que los pilotos no tuvieron tiempo de reaccionar. Además, en caso de avería la principal preocupación de los pilotos es mantener el aparato en el aire, no pedir ayuda.

En cuanto desapareció el avión, las autoridades chinas empezaron a presionar a Malasia para que le buscasen, ya que la mayor parte de pasajeros eran chinos. Lo primero que se pensó fue que el suceso estaba relacionado con el terrorismo, ya que al repasar la lista de pasajeros se detectaron a dos con pasaportes falsos, que resultaron ser inmigrantes ilegales.

El mismo día de la desaparición se encontraron dos manchas en el mar que podían ser del combustible del avión, pero no se llegó a confirmar. Así mismo, el día 9 la flota internacional encargada de la búsqueda (formada por 40 barcos y 34 aviones) dijo haber visto dos objetos flotantes, pero no pudieron confirmar su origen dado que había anochecido. Más tarde se descubrió que era la tapa enmohecida de una bobina de cable.

Las autoridades ya dieron el avión por perdido y se dedicaron a buscar sus restos, más concretamente la caja negra, que contiene datos GPS de la ruta del avión y graban las conversaciones de los pilotos. Estos aparatos están diseñados para soportar impactos, fuego e inmersión, por lo que son prácticamente indestructibles. Además, emiten una señal ultrasónica y de radio que facilita localizarlas. El inconveniente es que es una señal de muy poco alcance y solo la emiten durante 30 días. Se estima que se puede llegar a tardar dos meses en peinar toda la zona que se ha delimitado, por lo que es bastante difícil de encontrar.

Se pedían explicaciones a la empresa, y esta respondió que es muy extraño, ya que eran dos pilotos altamente cualificados (uno de ellos con más de 18 000 horas de vuelo) y que el avión había pasado una revisión hace dos semanas y estaba en perfectas condiciones. La única explicación que encuentran es que el avión estuviera fuera de banda y que no pudiera comunicarse, aunque esto no nos diga como desapareció, si explica porque no saltó ninguna alarma, aunque estas también pueden ser desconectadas de forma manual.

Cuatro días después del accidente aún no se había encontrado nada, pero el ejército de Malasia había detectado una señal sospechosa en el estrecho de Malaca, que podía estar relacionada con la desaparición o no, pero se decidió ampliar el área de búsqueda al norte del océano Indico y a este estrecho ya que no se descarta la posibilidad de que el avión se desviase de la ruta. En la última conexión que se tuvo con la aeronave esta estaba a una altura de crucero de 35 000 pies, y ese punto en el radar estaba a 29 500, por lo que si tratara del avión en cuestión habría perdido altura, lo que puede indicar problemas.

Una semana después, las autoridades aseguraron que el avión se había desviado deliberadamente (lo que puede significar un secuestro, aunque esto sería extraño ya que no se ha pedido ningún rescate) y que se habían apagado los sistemas de comunicación, por lo que centraron las fuerzas de búsqueda en el estrecho, abandonando el mar del sur de china. El área de búsqueda es increíblemente grande, ya que la maquina tenía suficiente combustible para cinco horas de vuelo, o lo que es lo mismo, 4 000 km. Se abrieron investigaciones sobre la tripulación, pero la empresa protesto ya que decían que debían centrarse en recuperar el avión y no en investigar a un piloto de 53 años.

El 17 de marzo el Organismo Nuclear de la ONU dijo que no había detectado ninguna explosión o impacto de ningún avión. Este organismo fue creado para descubrir explosiones nucleares, pero también puede detectar impactos de gran tamaño, como el que produce un avión al estrellarse.

12 días después de la desaparición, Australia afirmo encontrar un objeto flotando en el Índico sur mediante un radar, pero no se pudo encontrar. Se inicio también una investigación sobre uno de los pasajeros, que era ingeniero de vuelo y había trabajado para una empresa de jets privados, por lo que tenía conocimientos de aviación.

El día 16 Francia anuncia haber obtenido imágenes por radar de restos flotantes en la misma zona del océano indico, por lo que surge la esperanza de que este ahí y se empiezan a hacer simulaciones informáticas con las corrientes para facilitar la búsqueda, que es difícil por las duras condiciones de este océano y la distancia de la zona a la costa. Sin embargo, es demasiado pronto para empezar a buscar con submarinos, ya que hay que acotar más la zona. En vez de esto se utilizan unos barcos con un sensor de ultrasonidos sumergible mediante un cable y que es remolcado a baja velocidad. Todas las fuerzas de búsqueda se centran es esa zona.

El día 26 se encontraron más restos en el Índico, por lo que la empresa que ofrecía el vuelo dio por sentado que el avión se había estrellado y que no había supervivientes y mandó un mensaje a las familias de los pasajeros. El gobierno chino ha enviado un representante a Kuala Lumpur para que obtenga todos los datos que les han permitido llegar a tal conclusión.

Veintitrés días después del suceso aún no han aparecido restos del avión, y todos los avistamientos desde satélites han resultado ser basura flotando en el océano.

El 6 de abril fueron detectadas dos señales por un patrullero chino que podrían pertenecer a la caja negra, y anteriormente se habían encontrado restos sin identificar en esa zona. Al día siguiente un barco australiano volvió a detectar una señal similar durante más de 2 horas. Se recibieron más señales el día 9. Ahora lo que más preocupa a los buscadores es la profundidad de la zona y que el fondo es cenagoso y poco estudiado, por lo que la caja podría quedar oculta.

El 14 de abril se empezó a rastrear el fondo con un submarino teledirigido, aunque la misión (de 8 días) terminó sin éxito.

Un año después se sigue peinando la zona, aunque se cree que es bastante improbable encontrar el avión en un futuro próximo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More