El fútbol femenino lucha por la igualdad laboral

0 141

Hay una lucha más en la cual las mujeres tienen que pelear para poder tener los mismos derechos que los hombres; El fútbol.

Solo nos basta con ver cuando ha sido el primer encuentro de un equipo femenino en un mundial, en el año 1991. Para esa época el futbol masculino, ya había competido en 14 mundiales. Estaba claro que el futbol se configuró en todos los aspectos para el mundo de los hombres.

Por el año 1999, el equipo femenino de Estados Unidos ganó a penaltis una final del mundial y la jugadora que marcó el tanto a favor, lo celebro quitándose la camiseta y poniéndose de rodillas como hubiera hecho cualquier jugador de un equipo masculino. Esa imagen rodó por todo el mundo, y fue un grano de arena para que el fútbol femenino fuese más visible y atrajese más reconocimiento para las jugadoras en otros países.

En España llevamos un poco de retraso. En otros países como Estados Unidos, Alemania, Francia y algunos más, se han ido creando ligas y campeonatos femeninos. En el 2001 la UEFA ya creo una Champions femenina, en la cual apareció España con una pobre participación.

El fútbol femenino de España ve como en otros países sacan adelante propuestas beneficiosas para, poco a poco, ponerse a un nivel más profesional. Por eso el día 16 de Noviembre de 2019 el futbol femenino se pone en pie de guerra y junto con varios sindicatos y apoyados por la liga Iberdrola, convocan una huelga indefinida. Piden que se cree un convenio colectivo de fútbol femenino y tener un salario mínimo. Las chicas cuando se deciden por este deporte saben que no tienen nada que las respalde, por ejemplo, ante una lesión o una maternidad, solo tienen la buena voluntad del club.

Después de unos meses en febrero de 2020 se cerró un acuerdo en el que se conseguía un sueldo mínimo de 16.000 euros para las futbolistas. Estas son las palabras de una de las más luchadoras en esta época de huelga, Vicky Losada, capitana del Barsa, “Hemos luchado por unos mínimos que eran necesarios. Deberían cambiar los estatutos y tener una liga profesional. Entonces las condiciones mejorarían forzosamente, pero eso parece no interesar por una cuestión económica”.

Personalmente opino que este convenio ha sido un gran paso, pero queda mucho por andar, ya que el fútbol femenino no genera la misma cantidad de ingresos que lo que genera el masculino, en venta de camisetas, en patrocinios, en entradas…

Una de las cosas por las que se debería de empezar es por dar más publicidad a los partidos femeninos. Esto está en mano de las televisiones, una buena negociación para el visionado de los partidos femeninos como se hace en los masculinos, sería la mejor manera de conseguir unos mayores ingresos de explotación audiovisual. A partir de ahí, la gente se empezaría a aficionar más al  espectáculo y competición del fútbol femenino. Las buenas jugadoras como las que tenemos en este país, venderían más camisetas y conseguirían más patrocinadores.  

Este conflicto en países como Noruega o Finlandia ya no existe, se ha igualado el sueldo en el fútbol masculino y femenino. Seguramente esto se cumpla en algún momento pero por ahora quedan muchos pasos que dar, sobre todo en España.

Fuentes:

La Vanguardia. Autor – Rita Sarda, Casandra Maggio, Rebeca Molero. Título: El fútbol femenino y la brecha salarial.

La revista de Acop. Autor – Gabriela Ortega. Título: ¿Qué hubiese pasado

sin prohibiciones?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More