El éxito de los directores de cine iranies

0 828

El cine iraní pasa por un buen momento. Las películas de ese país están en los grandes festivales y se llevan a casa muchos premios. El cine iraní ha ganado más de tres mil premios en festivales internacionales, incluso el Oscar a la mejor película extranjera. Aunque hay mucha censura se hacen muchas películas que gustan mucho a todo el mundo.

Como gustan tanto las películas no solo ganan muchos premios, sino que además la gente va mucho a verlas y los cines y teatros se llenan al completo. Todo esto significa que los directores iranís son muy buenos haciendo películas.

En Irán es muy difícil hacer películas porque tienen mucha censura y pocos cines y teatros. Hace años sé cerraron o destruyeron muchísimos cines y teatros por miedo que se tenía a la cultura. Los pocos que hay no son suficientes para la cantidad de gente que quiere ver películas y la cantidad de películas que se hacen. También los cines y los teatros que existen son de muy mala calidad de sonido y de imagen, además de ser muy incomodos para poder ver las películas.

Todo lo contado antes hace muy difícil el trabajo de los directores de cine iranís. Todas sus películas son revisadas por los que hacen cumplir la ley. Si hay partes de la película que no cumple la ley la película debe de ser modificada para poder enseñársela al público, esto hace que sea muy complicado y que no puedan contar las cosas como a ellos les gustaría. Aun así, las películas tienen mucho éxito porque el público iraní tiene ganas de historias. Hay temas que no pueden tratar en sus películas como los temas políticos, como los religiosos, las mujeres y de cierta gente que no siguen las normas puestas en su religión, ya que para los iraníes la ley viene de su dios.

A partir de los años ochenta y después de la represión de los años sesenta el cine iraní volvía a hacer más películas populares y gracias a eso empezó a renacer el cine en Irán. El gobierno quiso volver a reconstruir los cines y teatros, pero con un poco de cuidado. Desde entonces el cine y los teatros de irán fueron poco a poco llenándose. El problema es que los directores de cine querían enseñar en sus películas el país que había de verdad y eso no lo permitió el estado iraní. Las primeras películas que hicieron no contaban nada parecido con la verdad del pueblo iraní, pero poco a poco fueron encontrando la forma de contar lo que querían sin que la censura de se diese cuenta.

Los directores de cine iraní han conseguido lograr llegar al pueblo con historias diferentes a las que su ley les obliga, eso ha dado la oportunidad a la gente de Irán de conocer otras culturas, otros países y otras formas de vivir.

Aunque han conseguido mucho la censura que les vigila es muy grande por lo que es muy difícil hacer películas y teatro por todo esto son conocidos los directores iraníes, por ser creativos y por trabajar en condiciones muy complicadas ya que pueden estar fuera de la ley.

Fuentes donde he encontrado la información:

 semana.com El cine iraní: mirar el mundo desde las entrañas de una teocracia Por: Marco Bonilla

clarin.com/new-york-times-international-weekly Los desafiantes directores iraníes hablan sobre la censura, en la pantalla y fuera de ella Por: Sara Aridi

país.com  La cineasta iraní que no ve censura en su país Por: Javier Zurro

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More