El cambio del sector cinematográfico a las plataformas digitales

0

En el año 1895, tuvo lugar el inicio de la historia del cine, invento de los hermanos Lumière. Pero desde aquellas primeras proyecciones hasta lo que conocemos hoy por industria cinematográfica, se han producido numerosos cambios: al principio del siglo XX, el cine era mudo e iba acompañado de música o de proyecciones de subtítulos; posteriormente, en la década de los 20 del mismo siglo, apareció el cine sonoro, lo que supuso una gran innovación técnica; casi década y media después, se implantó el color en el cine, surgiendo las películas en technicolor; ya a finales del siglo XX y en los albores del XXI, se incorporaron las técnicas digitales al cine y se desarrolló la opción de ver el cine en 2D o en 3D. Cabe destacar que, ya en los años 50, le surgió al cine un gran competidor, la televisión, donde se empezaron a proyectar películas a diario, aunque siempre con retraso respecto al estreno en el cine. Y por supuesto, la generalización del uso de Internet llevó a que se pudiera tener acceso al cine mucho antes, sin obviar, desde luego el acceso fraudulento a las películas piratas.

Sin embargo, en los últimos años, se ha visto un nuevo fenómeno relacionado con el cine digital, la aparición de las plataformas digitales como Netflix, HBO, Amazon Prime Video, Disney +, Apple TV o Filmin, en las que se puede disponer de series o películas por un módico precio y desde la comodidad de nuestras casas. Además, las series se pueden obtener por temporadas completas, y no hay que esperar días o semanas a que estrenen un nuevo capítulo, como sucede en la televisión tradicional. Netflix es la plataforma que más abarca a nivel mundial, ya que ofrece la posibilidad de ver su contenido en más de 190 países, aunque aún no está disponible en todos. En el confinamiento por Covid-19, Netflix aumentó sus suscriptores hasta llegar a los 16 millones en los tres primeros meses de 2020.

Como todos los avances tecnológicos en nuestra sociedad, este desarrollo tiene una serie de ventajas y de inconvenientes. En cuanto a ventajas, la creación de estas plataformas ha supuesto que no tengamos que ir al cine cada vez que queramos ver una película nueva. También nos hace ahorrar, ya que, por un módico precio al mes, puedes encontrarte una gran cantidad de películas y series. Además, puedes estar relajado en tu casa viéndolo sin que nada te moleste y parando lo que estás viendo para seguir viéndolo en otro momento. Otra ventaja es que puedes ver tus series o películas cuando quieras incluso en tu móvil o en tu televisor u ordenador. Asimismo, puedes descargar las películas y verlas sin conexión. Otra cosa a favor es que puedes disfrutar de estas series y películas en exclusiva, ya que no están disponibles en más plataformas, sumándose, además, que es fácil de utilizar. Por otro lado, también tiene inconvenientes que afectan a la industria del cine, pues serán prescindibles con el tiempo personas que trabajan en las taquillas o vendiendo las palomitas, lo que lleva a perder puestos de trabajo. Otro inconveniente es que en el cine lo ves desde una pantalla más grande, por muchas pulgadas que tenga el televisor de tu salón. Además, en las plataformas no salen siempre las series más nuevas, mientras que en el cine son estrenos. Otro problema es que las películas en las plataformas tardan bastante en renovarse, y que utilizan para cada país una serie de películas distintas, en el sentido que, por ejemplo, en otros países no hay el mismo contenido que aquí y no todas están disponibles en todos los idiomas.

En conclusión, el sector cinematográfico se ha ido desarrollando notablemente a lo largo de los años hasta llegar a las plataformas digitales, las cuales han causado un gran impacto en las salas de los cines, ya que ahora la gente se queda más en casa viendo sus películas para ahorrar dinero o por comodidad. Asimismo, cabe destacar que en la situación que se vive actualmente, debido a la pandemia del Covid-19, las plataformas han incrementado su uso como consecuencia de los confinamientos domiciliarios o municipales, situaciones en que la gente no podía acudir presencialmente a las salas de cine.

Fuentes

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More