El 93, 5 % de los adolescentes no duermen lo suficiente

0 34

Un estudio propone retrasar el horario de entrada a clase para mejorar el rendimiento escolar y la salud de los jóvenes.

Los estudios demuestran que un adolescente necesita dormir entre ocho y diez horas cada noche para su bienestar. Sin embargo, el 93.5% de los jóvenes no llega ni siquiera a las siete horas de sueño. El horario interno (cronotipo ), coordinado por un reloj central ubicado en el cerebro, de vuelve cada vez más nocturno durante la adolescencia y llega a su pico más alto al final de ese periodo . Empezar al colegio a las ocho de la mañana no les viene del todo bien. Esta carencia de sueño está estrechamente vinculada con una disimulación del rendimiento cognitivo, riesgos de obesidad y depresión.

Un estudio publicó este lunes día 10 de febrero de 2020 que en Nature Human Behaviour  sobre los hábitos de sueño y el rendimiento de 753 alumnos demuestra que los que tienen que ir a clase a las 07:45 de la mañana sufren un desfase horario entre los días libres y los días hábiles de hasta cuatro horas ( lo que se denomina jetlag social).

Cada adolescentes tiene su propio cronotipo u horario interno, algunos son más matutinos y otros vespertinos. María Juliana Leone , principal autora del estudio e investigadora en el laboratorio de Neurociencia de la Universidad Torcuato Di Tella de Buenos de Aires t del laboratorio de Cronobiología de la Universidad Nacional de Quilmes , asegura que es difícil determinar el horario escolar ideal para adolescentes ya que no podría ni ser ni  muy pronto ni muy tarde. Ya que “ Hace falta más estudios, pero según estos resultados es verdad que la mejor opción parece ser las 05:20 p.m. el inicio de las clases “.

Además de tener un caos a nivel cerebral y metabólico, los adolescentes también sufren un desfase horario astronómico y eso indica que el adolescente está más predispuesto a desordenarse.

Pero el estudio demuestra que los adolescentes que asisten a la primera clase de la mañana tienen los crono tipos más matutinos. Sin embargo, la luz es un elemento clave.

Pero imponer la luz de una manera potenciada ayuda al despertar al adolescentes a despertar y espabilarse para estar activo a primera hora de la mañana.

Leone asegura que unas de las posibilidades para mejorar el rendimiento y salud de los adolescentes es ofrecerse la correcta exposición a la luz tanto e casa como en las aulas. “La luz puede modificar el cronotipo. SI el alumno\a se expone sistemáticamente a la luz brillante pero a la mañana se volverá más matutino siempre y cuando no utilice esa luz por la noche” comenta Leone .

Pero al mismo modo que ayuda a empezar el día con energía, también complica la conciliación del sueño. No solo por la luz que transmite sino también por el contenido antes de dormir ya que tiene demasiados elementos activadores que no llegan a efectuar bien el sueño.

La fuente de la información de sobre el porque : “EL 93,5% DE LOS ADOLESCETES NO DUERMEN LO SUFICIENTE” ha sido:

https://elpais.com/elpais/2020/02/06/ciencia/1581000692_906597.html se, “pkp_observed”: 0.0, “sts_include_subdomains”: false, “sts_observed”:

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More