Eduardo Van den Eynden, el diputado defensor del cannabis terapéutico

0 1.624

Las situaciones límite nos hacen replantearnos nuestras ideas. Los retos de la vida han llevado al portavoz de PP cántabro a proponer la legalización del cannabis.

El actual diputado y portavoz del Partido Popular en el Parlamento de Cantabria, Eduardo Van den Eynde, es un licenciado en geografía e historia cuya vida estuvo siempre alejada de la política hasta que Ignacio Diego, presidente del PP cántabro hasta hace un mes le propuso unirse a su equipo directivo.

Hombre de planteamientos conservadores, a Van den Eynde le detectaron un cáncer hace 5 años. Tras un duro tratamiento de quimioterapia y radioterapia, sufrió una recaída hace 3 en la que decidió comenzar a consumir cannabis con fines terapéuticos y descubriendo su eficacia en la superación de los duros efectos secundarios de los tratamientos. Cuando hace unos meses Eduardo sufrió una nueva recaída no dudo en recurrir a esta sustancia, dados sus efectos antiemético y analgésico, así como su gran ayuda para reducir el cansancio físico y elevar el tono muscular y el propio estado de ánimo. “Esta última vez ha sido de una manera mucho más regulada y con un seguimiento médico y a través de organizaciones que están asesorando a los enfermos de diferentes patologías sobre el uso del cannabis para paliar sus síntomas”, nos cuenta en su despacho del parlamento de Cantabria”.

Fue ese sufrimiento personal lo que llevó al portavoz del PP a una actitud insólita para algunos de sus compañeros de partido y parte de sus votantes. Hace unos meses decidió hacer pública una carta en sus redes sociales para hacer reflexionar a la gente de que aquellas personas que consumen esa sustancia con fines terapéuticos (alrededor de 50.000 en España) no son delincuentes a pesar de usarla sin existir una regulación. Admite que un estupefaciente y un medicamento siguen siendo la misma droga debido a sus componentes pero hace una gran diferencia entre ellos al variar el uso que se le da, aunque para el consumo de ambos es muy importante conocer los riesgos que tienen.

En la misma carta Eduardo admitía ver adecuada su legalización no solo para fines terapéuticos sino también para su uso lúdico ya que cuando una sustancia es ilegal potencias un mercado paralelo donde los ciudadanos van a actuar sin la información, el consumo y protección adecuadas. Para esto el portavoz del PP hace hincapié en la necesidad de un uso maduro y responsable por parte de las personas, pretendiendo con esta legalización que esos peligros desaparezcan además de ofrecer una sustancia que ha pasado por todos los controles sanitarios necesarios para garantizar su seguridad.

La respuesta tanto de su partido como de la ciudadanía ante su propuesta han sido muy razonables, en su opinión, debido a que en la actualidad muchos familiares de enfermos de cáncer y otras patologías graves aceptan el uso de esta sustancia por su eficacia y lo útiles que pueden llegar a ser para soportar los agresivos tratamientos actuales. De hecho, nos asegura Van del Eynden, existen investigaciones y análisis clínicos que valoran los beneficios de este consumo controlado, así como la conciencia entre los sanitarios de que hay casos en los que es la única alternativa a medicamentos prescritos para combatir esos síntomas. “Ningún oncólogo te lo va a prescribir porque no es legal, pero cuando les confiesas que lo empleas te dicen que no les parece ninguna tontería. Muchos médicos opinan que su uso es muy bueno para ciertos síntomas y enfermedades, para otros no sirve para nada, y por eso necesitamos un control médico que discrimine en cada caso los beneficios o los efectos indeseados”

Van den Eynde nos muestra su satisfacción ante la acogida de los diputados regionales a ante su propuesta en el Parlamento de Cantabria, lo que ha llevado a que la asamblea regional abra una subcomisión dentro de la comisión de sanidad para seguir estudiando la regulación.

El diputado ve la regulación necesaria, especialmente para poder ofrecer alternativas sanitarias a todos los grupos sociales pues, como nos indica “para algunos colectivos es sencillo obtener estos productos, pero no tanto para otros. Piensa que muchos pacientes oncológicos son personas mayores, esas personas no lo han consumido nunca y no saben acceder a los canales de distribución. Cuando uno tiene dolores, vómitos y un grave malestar poco importan las limitaciones legales, pero como no tienes información ni conocimiento, eres pasto de precios desorbitados, sustancias adulteradas y engaños de desaprensivos que abusan de tu desesperación, contra eso quiero luchar”.

En España, hay comunidades en los que tienen los clubs de cannabis se encuentran bajo una mala regulación, incluso bajo unas leyes que han sido recurridas ante el tribunal constitucional y están pendientes de sentencia, pero en Cantabria indica que no tienen una regulación específica y tienden a funcionar muy bien.

Tras una sonrisa furtiva nos admite que no sólo el cannabis le ayuda a su salud sino que su grupo musical “Los Vanden”, con el toca desde hace años también le sirve de apoyo para seguir adelantecon su enfermedad, una enfermedad que admite ser dura y difícil pero que, gracias al uso del cannabis, es capaz de hacerle frente.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More