David contra Goliat

0

Durante la ultima semana nos ha llegado al gran publico la noticia, de que en nuestro pías vecino: la libre, igualitaria y llena de fraternidad, Francia, existe un movimiento juvenil en contra de la nueva ley- promulgada por el primer ministro francés, Dominique de Villepin- del contrato del primer empleo (CPE), con la que se aumentan de uno a 24 meses el periodo de prueba de cada empleo suponiendo para los jóvenes más trabas ante la consecución del ansiado y cada vez menos frecuente contrato fijo o indefinido.
Esta ley en apariencia debería ayudar a los jóvenes, tanto estudiantes como “marginados”, a labrarse un futuro aumentando su permanencia en el mundo laboral. Fuera de las apariencias y si estudiamos letra por letra la ley nos damos cuenta de lo que realmente supone la misma, un sencillo ejemplo: Cualquier empresario francés puede contratar a un chico de origen humilde sin ninguna formación y antes de que se acabe el periodo de prueba, el plazo se situaría antes de los 24 meses, le podría despedir sin justificación alguna y provocando la no demanda del trabajador debido a que ese despido estaría dentro de la ley y no seria denunciable por un posible cargo de despido improcedente. Cuando tras releer esta ley te das cuenta de este pequeño pero a le vez vital detalle te das cuenta de todas las desigualdades, problemas y conflictos que el señor Vilepin quiere encender en Francia. Y aunque los adultos durante muchos años han puesto en duda el poder de los jóvenes, poco a poco tras el paso de los años el gran publico se da cuenta del poderío que puede alcanzar un grupo social tan mayoritario como es el de los jóvenes. Hace 5 meses se despertó en Francia una terrible alerta por las continuas “cremaciones” que se realizaban en la calles parisinas de coches por supuesto chicos inmigrantes-marginados. Si este hecho habia provocado que la opinión pública francesa se diera cuenta de que la marginación durante muchos años de los inmigrantes podría provocar que el aire revanchista de los mismos sumiera el país en una grave crisis, se desata esta nueva “guerra” en el seno de un país que se ha caracterizado en su historia por su carácter combativo. En este caso los jóvenes franceses no luchan contra reyes y nobles, pero de alguna manera sigue siendo similar esta lucha porque luchan contra el poder establecido, contra la injusticia de unos gobernantes que se empeñan en “hacer mas fácil” la vida para aquellos que se la quieren empezar a ganar. En este caso el conflicto se engrandece cuando se mezclan dos tipos de jóvenes: el universitario-estudiante, y el inmigrante-falto de formación. Dos grupos que juntos pueden sumir al país en una grave crisis institucional que solo se solucionaría si el señor Vilepin se retractase y diera un poco de coherencia a la ley. Solo en ese momento en el que los beneficiados fueran los jóvenes se acabaría todo. Porque este es un caso mas en la historia de la humanidad de la lucha entre poderosos ( representado por los empresarios franceses) y los humildes( estudiantes e inmigrantes). Y un eterno soñador se atreve a decir: que bonito seria el mundo con igualdad, legalidad y fraternidad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More