COP26, ¿hay esperanza?

0 11

El cambio climático, como su nombre indica es la variación de las temperaturas y comportamiento del clima a escala mundial durante un largo perdió de tiempo.   

El debate ha sobrepasado el ámbito científico y ha llegado al debate público.

La temperatura del planeta ha venido elevándose desde mediados del siglo XIX, cuando se puso fin a la etapa conocida como la pequeña edad de hielo, ya es oficial y está apoyado por la ONU encargado del análisis de los datos científicos es el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC).

El IPCC indica que ” La mayoría de los aumentos observados en las temperaturas medias del globo desde la mitad del siglo XX son muy probablemente debidos al aumento observado en las concentraciones de GEI antropogénicas.”.

Luchar contra el cambio climático “no generaría pobreza” sino que, al contrario, “generaría bastante riqueza para más gente“; estas son las palabras del catedrático de física aplicada de la Universidad de Alcalá de Henares.

Tengo que incluir un concepto nuevo en el que está basado la anterior afirmación, “Economía Ambiental ´´: dice que el medio ambiente no es un impedimento para el desarrollo económico sino el que lo hace posible. La prestación de servicios de la naturaleza puede llegar a ser un gran sector económico; y estamos convencidas de que será así. Para conseguir este fin los consumidores deben asumir que la naturaleza tiene unos gastos que hay que pagar.

¿Entonces como tiene que ser la actividad económica para conservar la naturaleza?

Debería ser una actividad de conservación y a su vez que la conservación sea también una actividad económica. Esto no se puede conseguir sin el compromiso social que obligue a las empresas y gobiernos a tomar medidas.  

El sistema actual genera desperdicios que van a parar directamente en el medio ambiente, teniendo en cuenta que los recursos naturales son finitos y que el sistema se sostiene gracias a la utilización de combustibles fósiles y de productos naturales, este sistema tiene poco futuro. Está claro, la economía depende por completo del medio ambiente.

Medidas que se podrían tomar desde el gobierno y a nivel mundial:

• fondos que ayudaran al desarrollo y a la conservación.

• Usar el planeta cubriendo nuestras necesidades básicas.

• Que cada país asuma la responsabilidad de su contaminación.

• Limite para las emisiones de CO2 (protocolo de Kyoto).

El protocolo de Kyoto es un acuerdo que se firmó entre la mayoría de los países desarrollados del mundo (excepto EE.UU.) para la reducción de la emisión de gases d CO2 a la atmósfera.

En este protocolo se pusieron muchas esperanzas que ya se han esfumado, una de las principales causas de su fracaso fue la no participación de los EE.UU. el principal emisor.

La conclusión que sacamos de este grafico es que los países menos contaminantes (los subdesarrollados y en vías de desarrollo) son los que más sufren las consecuencias del cambio climático.  

Aunque en la actualidad el cambio climático es un asunto prioritario, las medidas tomadas, son irrelevantes, pues se sigue dando prioridad al lado económico antes que, al ambiental, aun cuando el primero depende por completo del segundo.

“Será una tarea dura, pero no imposible“, señala la ONG Globalízate, quien fomenta fuertemente el uso de todo tipo de energías renovables.  

El cuidado del medio ambiente no es solo necesario también es bueno para la economía futura como ya he explicado anteriormente, para ello tiene que cambiar nuestro concepto de vida.  

EL FUTURO ESTA EN NUESTRAS MANOS, siempre que seamos capaces de mantener el sistema climático del planeta.

 www.ecologismo.com/2008/08/21/la-lucha-contra-el-cambio-climatico-generaria-riqueza

www.chilerenovables.cl/2008/12/calentamiento-global-de-la-tierra

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More