¿Con cuantas pandemias más aprenderemos

0 19

He esperado para hacer este trabajo todo lo posible porque quería centrarme en la reincorporación de la sociedad a la “normalidad”, esta fase del estado de alarma, sin duda es la más difícil y sobretodo la más determinante desde mi punto de vista, no ha sido fácil pasar tiempo sin ver a la gente que queremos y sin poder realizar actividades al aire libre, de ocio… pero el futuro de esta pandemia está en nuestras manos.

Hasta el momento la sociedad española ha actuado de distintas maneras, por una parte está la gente que ha decidido cambiar sus hábitos y adaptarlos a la situación actual, generalmente gente mayor, con patologías anteriores, con familiares con algunas con estas características, o simplemente por respeto hacia la situación y hacia las personas que los rodean, desgraciadamente este grupo no es lo suficientemente grande como debería de ser, por otra parte está la gente que se ha tomado el confinamiento como un periodo para hacer aquello que dejábamos para otro momento, como actividades deportivas o tunear ropa  y no han llegado a entender la gravedad de la situación, para ellos la vuelta a la calle ha sido sin cuidado, generalmente jóvenes y adolescentes, gente llena de vitalidad que piensan que ellos van a ser afectados por la situación . en este confinamiento se ha intensificado el uso de las redes sociales como medio para intercambiar impresiones, además de llenarse bulos y “noticias fake” han sido portadoras de esperanza a la población para las etapas futuras haciendo referencia a que esta experiencia nos convertiría en mejores personas, más responsables y nos ayudaría a valorar lo que tenemos y echamos de menos en situaciones así, estos mensajes curiosamente suelen venir de gente que cuando nos han dejado salir a hacer deporte han hecho vida normal y lo único que buscaban compartiendo esos mensajes esperanzadores era captar la atención de sus seguidores dejando claro que era simple “postureo”.

Claramente existe una gran diferencia si comparamos gente española entre sí, como ya hemos podido ver, pero ¿qué pasaría si vamos más allá y nos comparamos con Asia?

Asia y occidente tienen muchas diferencias generalizadas, su manera de actuar es muy diferente a la nuestra, pero esto no tiene nada que ver a nivel biológico, nuestra mente se diseña por un conjunto de factores como nuestra cultura, nuestras costumbres incluso el clima del lugar en el que vivimos determina algo sobre nuestra forma de ser, los asiáticos frente a los occidentales son mucho más disciplinados, esa cualidad la reciben desde que son pequeños en su educación y además están acostumbrados a “ser obedientes” ante las normas, ya se han visto en situaciones difíciles más veces que nosotros, como por ejemplo en la gripe asiática, síndrome respiratorio agudo severo o la gripe aviar, por no hablar de otros problemas como el accidente nuclear de Fukushima, en el cual dieron ejemplo a todos los occidentales, tras un apagón general en el que los móviles se quedaron sin cobertura todos querían contactar con sus familiares para decirles que estaban bien, se organizaron de manera que todos pudieran hacer una llamada a algún familiar y cuando su llamada acabara se ponían al final de la cola para que al menos todas la personas de la cola podrían llamar a alguien, la pregunta que plantea el articulo donde yo he encontrado esta información es si nosotros haríamos lo mismo, yo creo que no. Nosotros , por suerte o por desgracia, es el primer acontecimiento de tal magnitud que vivimos y no actuaríamos así, no solo por ser nuevos en esto si no que los occidentales son personas menos ordenadas y en general más egoístas en momentos difíciles, seguramente lo que hubiera pasado en España sería que la gente que tuviera el teléfono habría llamado a todos sus familiares y amigos haciendo así que no todos pudieran comunicarse con sus familias y solo pensando en ellos por lo que habría cundido el pánico, en este hecho vimos que son más responsables y están acostumbrados a un nivel de igualdad y comunidad superior al nuestro cosa que les hace más responsables, más fuertes en momentos difíciles, y los hace estar más unidos . Por otra parte se nos diferencia de ellos en la necesidad de información sobre todo en momentos difíciles , los occidentales necesitan tener un marco general de referencia en que posteriormente desarrollan los detalles mientras que los asiáticos con tener detalles pueden crear ellos mimos el marco, todo esto se ve aplicado en cosas como la televisión y los medios de comunicación, en España tienen que estar constantemente dando información sobre la situación general además de a menudo contestar preguntas directamente de personas, necesitamos más información que ellos para todo y cuantas más veces se nos da es información mejor procesada va a estar, mientras que los asiáticos se ciñen a las normas sin preguntar por qué y ellos mismos averiguan todas las respuestas a sus preguntas, los medios de comunicación son mucho más tajantes y directos y repiten menos veces las normas, pero en cambio sus ciudadanos las cumplen mejor y con mayor eficacia.

En conclusión, los occidentales, sobre todo los españoles deberíamos de aprender de los asiáticos, son personas menos efusivas y cariñosas que nosotras pero en momentos que en realidad importan se ayudan y se respetan mucho más que nosotros, su sistemas de comunidad se ha forjado mucho en todas esas situaciones, les ha hecho más fuertes y mejores, y espero que nosotros algún día nos parezcamos más.

https://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20120302/54262328877/en-que-pensamos-distinto-los-occidentales-de-los-orientales.html

https://www.efesalud.com/epidemias-china-coronavirus-neumonia/

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More