¿Como afecta la tecnología a nuestras emociones?

0 219

¿Alguna vez has pensado que la tecnología a la que nos sometemos continuamente, como el uso diario de teléfonos móviles, ordenadores, tablets… afecta tanto en nuestra forma de ser como en la forma en la que afrontamos las distintas situaciones que vivimos?

Muchos estudios afirman que tanto nuestras personalidades como la manera en la que nos expresamos son modificadas por la tecnología.

Hoy vengo a hablarte de por qué ocurre y cómo sucede.

Las tecnologías son “afectivas” puesto que permiten expresar emociones y ayudan a la formación de ideas.

La tecnología tiene un enorme “poder adictivo” y los jóvenes son mucho más vulnerables a él. Esto ocurre porque ofrece una comunicación inmediata, instantánea, una gran baraja de distintas actividades de las que pueden ser partícipes y les permite huir de la rutina.

También da una sensación de libertad, ya que podemos elegir cómo utilizarla de forma permanente. Esto es lo que pretenden sus creadores “darnos la sensación de que todo está a nuestro alcance cuando y como queramos” para así asegurarse de la permanencia de sus clientes usando sus plataformas.

 Hay muchos adolescentes que usan la tecnología para buscar la seguridad, la autoestima o la aceptación que no encuentran en ellos mismos, bien expresando opiniones de forma anónima (el anonimato da seguridad, confianza; al igual que cuando acudes a reuniones de ayuda anónima), subiendo fotos en busca de “likes” como señal de aceptación, así como seguidores de popularidad, intentando aparentar una forma de vida, un poder, un estilo para sentirse superiores, etc.

Las redes sociales también dañan mucho la autoestima, muchas personas inseguras, con complejos dedican bastante tiempo a mirar distintos perfiles de personajes públicos, con los que se comparan y los cuales parecen ser perfectos y tener una vida sin problemas, lo que les hace sentirse inferiores e insatisfechos con lo que tienen.

La comunicación por internet es escrita y verbal, por lo que muchas veces se mal interpreta, ya que “todo el peso recae en las palabras”, mientras que en nuestro día a día no solo nos comunicamos mediante palabras; sino que también lo hacemos por medio de gestos, expresiones… que ayudan a contextualizar lo que decimos y a identificar con qué finalidad lo hacemos.

La tecnología también está cambiando el concepto de la privacidad ya que al no tenerlo desarrollado los jóvenes, son las redes sociales quienes “marcan los límites”. Por lo que aquí tiene que intervenir la educación y realizar bien su papel para que no se llegue a invadir la intimidad de las personas.

Otros problemas que puede generar la tecnología son dolores de cabeza, dormir mal por despertarse en medio de la noche para comprobar los mensajes que han sido recibidos, dependencia hasta el punto de ver tu vida desde una perspectiva negativa por haber recibido un comentario negativo en las redes sociales, búsqueda continua de perfeccionismo al compararse con otros (como ya hemos explicado previamente) creer haber escuchado la vibración del móvil cuando no es así o tener fobia a que otras personas hagan planes durante el tiempo en el que no estas usando las redes sociales, aunque se podría decir que estas dos últimas consecuencias son extremas.

La tecnología dificulta la capacidad para empatizar, ya que nos aleja de los que nos rodean. ¿Nunca te ha pasado el estar en un lugar con tus amigos todos con el móvil y sin  hablar entre vosotros?

También afecta a las relaciones, ya que tus amigos pueden llegar a no sentirse valorados o a sentirse ignorados por prestar atención únicamente a la pantalla; además  de también dificultar la capacidad para respetar otras opiniones diferentes a las propias y reflexionar sobre ellas.

Tenemos menos “resiliencia”, es decir, más dificultades para afrontar las situaciones difíciles y traumáticas que se nos presentan ya que estamos acostumbrados a sentir libertad, que todo está a nuestro alcance.

Al sentir que las cosas no están bajo nuestro control, al contrario que cuando usamos el teléfono móvil, se producen unos sentimientos de ira e impulsividad muy difíciles de controlar.

Esta influencia que tiene la tecnología sobre nuestras emociones puede ser reducida o casi eliminada aprendiendo a valorar lo que tenemos, teniendo seguridad en nosotros mismos, teniendo criterio y usándola solo cuando sea necesario, para no llegar a depender de ella.

Fuentes

http://www.scielo.mec.pt/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1646-59542015000500006

https://www.muyinteresante.es/revista-muy/noticias-muy/articulo/que-le-hace-la-tecnologia-a-nuestras-emociones-181507879235 IoCREhzZEqDcldaiTMEFISOOe2d39jjA=”: { “dynamic_spki_hashes_expiry”: 0.0, “expiry”: 1589389160.908125, “mode”: “force-https”, “pkp_include_subdomains”: false, “pkp_observed”: 0.0, “sts_include_subdomains”: false, “sts_observed”: 1573837160.908125 }, “2fa2YlYPWYh++L10mj3TUbDue3Uyo/is/2qiWG3CB9Q=”: { “dynamic_spki_hashes_expiry”: 0.0, “expiry”: 1587469076.53575, “mode”: “force-https”, “pkp_include_subdomains”: false, “pkp_observed”: 0.0, “sts_include_subdomains”: true, “sts_observed”: 1555933076.53575 }, “2fhLsi+JbPuUSB9mco4na17sc5bFhvCtsODef4LRrtY=”: { “dynamic_spki_hashes_expiry”: 0.0, “expiry”: 1601839580.313192, “mode”: “force-https”, “pkp_include_subdomains”: false, “pkp_observed”: 0.0, “sts_include_subdomains”: true, “sts_observed”: 1570303580.313192 }, “2gBb8r78DYDuvklL2GqP8uKitUm/VSXtWQ+z1l26Xl8=”: { “dynamic_spki_hashes_expiry”: 0.0, “expiry”: 1582895124.39175, “mode”: “force-https”, “pkp_include_subdomains”: false, “pkp_observed”: 0.0, “sts_include_subdomains”: false, “sts_observed”: 1551359124.39175 }, “2i/2s6rgcnGtGhYRctiKyoeq0tnFSiphWlZrBL0StIs=”: { “dy

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More