Colombia se echa a la calle

0

Colombia está viviendo uno de sus peores momentos de su historia reciente. El país está inmerso en una serie de protestas brutalmente reprimidas por un gobierno que, de momento, se ha visto incapaz de controlar la situación pero… ¿de dónde viene todo este lio?,¿Por qué están protestando los Colombianos? ¿Qué ha hecho el gobierno ante semejante situación? Precisamente el ODS 16 intenta solventar este tipo de conflictos.

Las protestas en Colombia vienen de lejos. En noviembre de 2019 este país vivió el primer paro nacional desde 1977 y las primeras ciudades del país se vieron inmersas en grandes protestas que acabaron en disturbios e incluso con toques de queda decretados. La razón principal de estas protestas fue el descontento general contra el gobierno, un descontento cuyo origen se puede resumir en 4 puntos.

  1. Proceso de paz con las FARC
  2. Mayor inversión en educación
  3. Frenar la reforma pensional y laboral
  4. Muerte de 8 niños a manos de las FF.SS

Pero la crisis del covid-19 fue la gota que colmó el vaso puesto que Colombia es el tercer país de américa del sur con peores datos de contagios y fallecidos tan solo por detrás de Brasil y de Argentina. Esto no solo ha provocado una gran crisis sanitaria sino también una tremenda crisis económica ya que el gobierno colombiano ha tenido que pedir mucho dinero prestado para hacer frente a la crisis por lo que la deuda pública colombiana ha crecido como la espuma, viendo la dramática situación del país el gobierno colombiano liderado por Iván Duque pensó en pedirles a todos los colombianos que arrimaran el hombro para pagar todo lo que la crisis ha provocado. De esta manera el gobierno impulsó la ley de solidaridad sostenible, que realmente es una reforma fiscal, es decir una subida de impuestos a toda la población con la que se pretende recaudar unos 6.300 millones de dólares.  A priori puede parecer que tiene sentido, pero… No está todo tan claro ya que, en la reforma, la mayor parte del dinero necesario para salir de la crisis va a salir del bolsillo de los ciudadanos de clases medias y bajas. Pero ese no es el problema más conflictivo de esta Ley sino la subida del IVA para bienes y servicios de primera necesidad. Estos pasarían de no tener IVA a tener un 19 por ciento más en productos como el agua, el gas, la luz, servicios funerarios.

Por todas estas razones la gente salió a la calle el pasado 28 de abril y fueron principalmente pacíficas en un principio salvo por algunos grupos radicales que causaron disturbios.                        

Sin embargo, la policía colombiana fue reprimiendo las protestas de una forma brutal llegando a utilizar fuego. Los muertos y desaparecidos entre los manifestantes comenzaron a ser cada vez más. El gobierno se apresuró a criminalizar las protestas diciendo que había arcos y armas entre los manifestantes. A pesar de ello no le ha quedado más remedio que recular y debido a la presión de población el pasado dos de mayo se vio obligado a retirar el proyecto de la reforma de la ley de solidaridad sostenible.

A la fecha, los manifestantes siguen protestando en las calles como si este proceso fuera la continuación de las protestas que se iniciaron. Hay que tener en cuenta que Colombia es el segundo país con más desigualdad de Latinoamérica y el décimo en el mundo.

A lo anterior debemos añadir que a estas protestas se han sumado  nuevas internaciones por parte de la policía u, tanto es así que la propia Unión Europea y la ONU han alzado la voz contra la brutalidad policial que se está dando en Colombia. Incluso otros países como EEUU ha mostrado su rechazo a la violencia.

Por todo ello a día de hoy el conflicto parece estar lejos de solucionarse.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More