Ciudadanos irresponsables

0 27

Judith Gómez / Jose Antonio Abarca / Araceli Barategui –

Es algo cada vez más presente, y un gran problema en Cantabria: son los vertederos ilegales. Pero ¿a qué nos referimos con esto?

Al fin y al cabo cualquier sitio puede convertirse en uno. Una plaza o un parque podrían llegar a ser vertederos ilegales si no nos molestáramos en tirar la basura en las papeleras y eligiéramos el suelo, pero ¿qué evita que las calles acaben así? El mantenimiento.

Al estar un lugar vigilado, ya no por sistemas de seguridad, si no por la población cercana, no se crean estos enormes focos infecciosos. Si la vigilancia no fuera suficiente, un servicio de limpieza debería mantenerlo diariamente, erradicando así el problema desde su inicio (o aún mejor, sin dejar que empiece) y no tendría por qué ir a más. Otro factor es la concienciación de los ciudadanos porque, obviamente, si nadie siguiera tirando basura a ese lugar, no sería difícil volver a habilitarlo.

Sin embargo, una vez que el vertedero adquiere unas dimensiones enormes, eso trae unas consecuencias. Una de ellas es la higiene: está claro que a nadie le gusta vivir rodeado de un hedor insoportable, e incluso de los microbios y metales pesados que la basura lleva consigo, gracias a los cuales se puede incluso contraer enfermedades.

Y pasemos a hablar de los costes económicos que supone la limpieza de un vertedero ilegal: el año pasado Torrelavega destinó más de 9.000€ a la limpieza de cuatro vertederos ilegales. Y este dinero sale de 55.000 personas, los ciudadanos, y eso restando clases políticas y “no pagadores”.

Por todo esto, no deberíamos mostrar indiferencia al ver montones de basura paseando por el extrarradio de nuestras ciudades, porque tarde o pronto lo pagaremos. Y lo irónico es que lo pagaremos sabiendo que ir al Punto Limpio es gratis. Es cierto que hay quien desconoce de la existencia de estos lugares de recogida, o de su localización.

En nuestro entorno, nos encontramos un vertedero ilegal conocido popularmente como El Valle, foco que el ayuntamiento limpió pero que igual de rápido ha vuelto a crecer. Este lugar de suciedad y enfermedades se encuentra demasiado cerca de núcleos poblados, convirtiéndolos en un peligro para la ciudad. En los últimos años esta zona se está remodelando, y se han construido y construyen algunos edificios residenciales, poniendo en peligro la vida de los propios residentes. Y no sólo aquí, sino que en otros puntos de la ciudad se repite la misma situación, pudiendo tener graves consecuencias en un futuro no muy lejos.

Imagen Gasteiz Berri

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More