Castilla y Aragón en Guerra

0 483

A mediados del siglo XIVla Corona de Aragón Castilla disputaron una dura guerra que acabó llamándose “La guerra de los dos Pedros”, debido a que en ambos reinos reinaban monarcas llamados: Pedro IV el ceremonioso en Aragón y Pedro I el cruel o justiciero en Castilla.

Esta guerra sería el momento en el que se produjo la caída de la vieja dinastía castellana que se remontaba al siglo XI y esto facilitó a finales del siglo XV la unión dinástica entre Aragón y Castilla con los Reyes católicos que con el tiempo acabarían consintiendo las bases de lo que hoy es España.

En este desarrollo, explicaré y resumiré los acontecimientos transcurridos entre el año 1336 y 1369. Dicen que la guerra de los dos Pedros duró del año 1356 al 1367 pero realmente no se alargó tanto tiempo, sino que hubo varios episodios en los que hubo enfrentamientos, treguas y negociaciones de paz que fueron fracasando.

Del 1356-1362

La guerra fue de predominio castellano, pues tenían mayores medios tanto humanos como económicos. Sin embargo, Pedro IV supo utilizar perfectamente su ingenio diplomático, para empatar la guerra.

Este primer periodo finaliza con la “Paz de Terrer” por la que Pedro I de Castilla cesaba a casi todas sus exigencias territoriales en la Corona de Aragón, mientras que Pedro IV de Aragón se relajaba y daba vacaciones a gran parte de su tropa. ¡¡Grave error!!

Del 1362-1367

La paz de Terrer se convirtió en una simple tregua, pues al poco de alcanzarla, Pedro de Castilla se vio de nuevo libre para seguir aprovechando la ventaja estratégica y de ejercito que tenía y lanzó nuevos asaltos contra el reino de Aragón. Recogió un gran ejército de unos 30.000 infantes, 12.000 caballeros e incluso un arsenal de 36 máquinas de guerra, y lanzó una gran ofensiva sin aviso previo de guerra. Tropas castellanas entraron en el Reino de Aragón, y Pedro IV manda abandonar algunas poblaciones de la zona y crear una aguerrida defensa. La invasión castellana cogió desprevenido a Pedro IV, que en ese momento estaba en Cataluña.

La intervención internacional

Pedro I, desesperado ante el aspecto que estaba tomando el entorno, se marcha personalmente a Portugal para corroborar su alianza con los lusos.

Pedro IV, que sigue en Cataluña buscando desesperadamente hombres y dinero para armar un ejército con el que defender el reino, decide ordenar una política de tierra quemada, mandando abandonar y destruir todas aquellas fortalezas que por falta de medios fueran indefendibles, para así no ofrecer más puntos de apoyo al invasor. Finalmente, no le queda otro remedio, y decide hacer una alianza con Francia.

Esta alianza hace que se compense la guerra y haya algunos momentos de paz, pero una paz efímera, ya que Pedro de Castilla vuelve una vez más a romper la paz y ataca fuertemente al Reino de Valencia.

Por otra parte, el Príncipe de Gales, se comprometía a ponerse al servicio del rey castellano con 10.000 hombres a cambio de que luego Vizcaya fuera entregada a Inglaterra.

En febrero de 1367, el ejército inglés dirigido por el Príncipe Negro cruza los Pirineos con la ayuda de Pedro el Cruel, y en abril se produce la Segunda Batalla de Nájera, en la que al igual que sucedió en la confrontación ocurrida siete años antes, gana Pedro de Castilla. Pero no entregó Vizcaya ni pagó a las tropas por lo que volvió a perder dominio.

Ante esto, los ingleses deciden volver a sus territorios en el sur de Francia y Pedro IV el Ceremonioso, siempre hábil a la hora de aprovechar situaciones de este tipo, empezó a negociar con el heredero inglés, alcanzando finalmente la paz entre la Corona de Aragón e Inglaterra.

Del 1368-1369

Pedro I se alió con el Reino de Granada y buscó también ayuda en el norte de África. Esto le causó un enorme desprestigio y la pérdida de más apoyos, pues un rey cristiano estaba abriendo la puerta a la llegada de tropas musulmanas desde el norte de África. Fue el principio de su fin.

En marzo de 1369 se ocasionó la batalla definitiva en Montiel-Ciudad Real, donde Pedro fue vencido y posteriormente engañado y asesinado por su hermanastro Enrique.

En 1356 comenzaba un nuevo conflicto entre la Corona de Castilla y la de Aragón. No fue la primera, ni tampoco sería la última, guerra entre los dos reinos vecinos, pero quizás sí la más importante. Los recursos empleados por los dos contendientes, las ramificaciones internacionales que adquirió el enfrentamiento y las consecuencias de su resultado final convierten a la denominada «Guerra de los dos Pedros» 

A lo largo de nuestra exposición hemos visto como esta guerra no es igual a las de ahora. No había drones ni armas nucleares, tampoco había una comunicación fácil y los caballos, la infantería y los pactos eran muy importantes para desencadenar las guerras en favor y en contra.

Es por esto, que el reino de Aragón logró combatir con igualdad. Está claro que la corona de Castilla era superior a la corona de Aragón, pero por medio de pactos, los reyes aragoneses lograron alargar la guerra y equilibrar la balanza. En una comparativa con el mundo actual, vemos como Zelenski, presidente de Ucrania, buscando aliados en naciones vecinas, ha sido capaz de remontar en la guerra contra la todopoderosa Rusia que preside Putin. Quién sabe si este último y siguiendo la comparativa con la guerra entre Castilla y Aragón, tendrá un destino como el de Pedro I, o estamos abocados a una guerra nuclear y el consiguiente fin del mundo.

BIBLIOGRAFÍA

https://journals.openedition.org/e-spania/21989

https://estudiosmedievales.revistas.csic.es/index.php/estudiosmedievales/article/view/1274

http://www.historiasiglo20.org/HE/4a.htm

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More