Cambiando vidas en Kenia

0 749

¿Alguna vez os habéis preguntado hasta qué punto una persona puede dejar su vida para ayudar a los demás?

Esta es la historia de Guillermo Martínez, un ingeniero español que en un momento de su vida decidió dejarlo todo para irse a este país africano para imprimir prótesis con una impresora 3D y ayudar a la gente.  Nos llamó la atención que él las llame Trésdesis, un inteligente juego de palabras formado por prótesis en 3D. Es el tipo de actividad que requiere mucha creatividad e imaginación además de decisión.

Cuando aparecieron las primeras impresoras 3D Guillermo vio en ellas un gran potencial pero no solo para los usos ordinarios sino también para una gran cantidad de aplicaciones que mejorarían la calidad de vida de muchos. Las prótesis de este tipo son pioneras, son sostenibles, más fáciles de usar y con más sensibilidad.

Al principio cuenta que imprimió 3 o 4 en su casa y tras contactar con una ONG en Kenia decidió ir allí para compartir su avance con la gente.

El mecanismo es muy simple, consiste en una serie de placas ligeras conectadas con cuerda, goma y plástico. Están a disposición de todo el mundo que las necesite.

 Explica que la impresión es lenta pero mucho más precisa que otras formas de producción. Es un producto barato y en el que el beneficiario no paga. Es completamente gratis para ellos porque se hace sin ánimo de lucro y para que personas con menos recursos puedan acceder a ellas. Que un elemento tan vital como una extremidad sea gratuita supone una gran diferencia.

Otro beneficio es que las prótesis normales pesan 1,5 kg mientras que estas pesan 400 gramos y permiten más movilidad.

Además la estética no es la convencional pues es una mano robótica con 5 dedos en la que puedes personalizar color e incluso la temática.  Además son más resistentes y permiten gran movilidad para comer, aguantar libros e incluso escribir.  Si son niños los que las necesitan, las adaptan para que no se tengan que cambiar cada año por que están creciendo.

Se han hecho algunos test psicológicos por la organización y se ha llegado a la conclusión de que reducen la ansiedad y el aislamiento social.

Nos parece que gracias a emprendedores solidarios como Guillermo el mundo de verdad puede mejorar, él contaba como su experiencia le ha cambiado la vida y como la gente las usaba y se lo agradecía, lo que le animaba a seguir. Ahora ha creado una empresa en España para seguir fabricando trésdesis a nivel internacional y cuenta con financiaciones de otras empresas. Admiramos este gran gesto de humanidad y creemos que se le debería dar mucho más reconocimiento y financiación.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More