Brexit y más Brexit

0 606

Tras 43 años de pertenecer a la UE, el Reino Unido (lo que conocemos como Reino Unido, es la unión de 4 naciones: Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte) decidió no pertenecer más a la Unión Europea, una organización política y económica que se presenta como un bloque de países con una sola bandera.

Existen dos precedentes parciales de exclusión de la Unión Europea:

El primero en el tiempo fue el de Argelia, pues cuando se crearon las Comunidades Europeas, precedentes inmediatos de la UE, Argelia era parte de Francia.

El segundo la retirada de Groenlandia, territorio danés dotado de un autogobierno que se ha ido incrementando progresivamente, habitado en su mayoría por groenlandeses descendientes del pueblo inuit. El 23 de febrero de 1982 se vota un referéndum consultivo en Groenlandia cuyo resultado fue de la retirada de la UE y, tras la elaboración de un acuerdo en el que se establecían las futuras relaciones entre las entonces Comunidades Europeas y Groenlandia (que entró en vigor el 10 de enero de 1985), esta última pasó a ser considerada territorio de ultramar de un Estado miembro En la actualidad, la isla se menciona expresamente en un artículo del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), el 204, que establece la aplicabilidad del régimen propio de los territorios de Ultramar de los que forma parte, en tanto que territorio no europeo que mantiene “relaciones especiales con Dinamarca…”, y uno de sus Protocolos (el núm. 34) (1).

 La mayoría de los británicos votaron a favor de abandonarla. estos fueron los resultados oficiales:  La votación señalaba que un 51.8 por ciento aprobaba la salida de Reino Unido de la UE; mientras que, un 48.1 por ciento, prefería mantenerse dentro del bloque. El referéndum tuvo una participación del 72 por ciento. ¿Pero cuáles fueron los motivos?

El problema es que muchas personas alrededor del mundo, e inclusive muchas personas dentro del Reino Unido, no tienen ni la más remota idea de que trató el Brexit.

La palabra Brexit, repetida por los medios medios de comunicación del mundo, y no significa nada más que la contracción de las palabras Gran Bretaña y salida (exit en inglés). (2) 

La Unión Europea se formó tras la Segunda Guerra Mundial, ante la necesidad de la integración de un bloque económico para afrontar juntos los gastos por la destrucción que dejó la batalla, mientras el grupo cambiaba de nombre y sumaba incorporaciones a los seis originales. Hasta antes de la salida del Reino Unido, el grupo estaba conformado por 28 países que se benefician política y económicamente.

La intención de hacer una unión geopolítica era la de incluir tantas naciones como fuera posible con la intención de evitar que mucho poder se acumulara en pocas manos y así evitar conflictos. En la actualidad con 500 millones de personas que se rigen bajo las leyes de la UE y un PIB combinado de casi 19 billones de dólares, la UE es extremadamente poderosa a nivel mundial.

El que el Reino Unido hubiera decidido salirse de la UE, fue un hecho clave en la historia del grupo.

El argumento para permanecer en el bloque era bastante claro: Los beneficios económicos, sociales y culturales derivados de pertenecer a una unión con fronteras abiertas eran mayores que las obligaciones que tenía la Gran Bretaña con la UE.

Los argumentos pro-Brexit tomaron un tono más social frente a lo económico por lo que se enfocaron más en cuestiones migratorias. Debido a la política de fronteras abiertas, el argumento de los que votaron por abandonar el bloque se centró en que los inmigrantes quitaban los empleos a los británicos, los extranjeros eran los culpables del aumento de la criminalidad y los forasteros habían disuelto la esencia de la nación. Por supuesto, no estaban considerando los casi 1.5 millones de migrantes de Reino Unido instalados en otros países de la Unión Europea quienes perderían sus beneficios en sus nuevos hogares y probablemente tendrían que regresar a ocupar los empleos y exigir la seguridad social que les fue arrebatada. (3)

El brexit muestra el predominio de la política y la emoción por encima de cálculos económicos racionales.

Reino Unido, o lo que quedara de él tras la posible salida de Escocia e Irlanda del Norte, se convertiría en una economía menos abierta, con una caída de la productividad a largo plazo.

En un referéndum, los votantes se movieron más por el deseo de castigar o mostrar su disconformidad que por responder a la pregunta que se les planteaba.

Durante años se ha fraguado en el Reino Unido el sentimiento de que Bruselas es la culpable de la desindustrialización, de los bajos salarios y los pobres servicios sociales.


El proceso de negociación abierto entre Reino Unido y la Unión Europea debería hacerse con una perspectiva a largo plazo, con la vista puesta en el bienestar de los ciudadanos europeos y no de intereses políticos. (4)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More