Básico 9. La constitución de Cádiz

0 20

La constitución de Cádiz es una ley fundamental para la creación de un estado liberal en España, que se elabora y publica durante la Guerra de Independencia. Un conflicto con Francia en el que los reyes ceden el poder a José I a través de Napoleón. Ese vacío de poder y esa culpabilidad del Antiguo Régimen explican que el pueblo asuma el poder y cree nuevas instituciones, todo ello en el marco de influencia de la ilustración y el liberalismo.

Tras el tratado de Fontainebleau y los pactos de Bayona, sin instituciones y con el ejército sin mando la represión francesa comenzaría el 2 de mayo de 1808.

Las Juntas surgieron al margen de las autoridades tradicionales y asumieron la autoridad en nombre del pueblo, que por primera vez se convertía en protagonista de la acción política.

Las Juntas eran organismos políticos espontáneos que asumieron el poder en su ámbito territorial, al margen de la legalidad establecida. Su programa político inicial consistió en la negación de las abdicaciones de Bayona, organizar la resistencia militar y asumir el poder sin limitaciones.

Las Juntas eran heterogéneas. En muchas partes estaban formadas por nobles, oligarquías locales y grupos mercantiles. Políticamente, sus individuos también eran heterogéneos. Había desde partidarios del Antiguo Régimen hasta liberales. Sin embargo, todos tenían en común la oposición a los franceses y la defensa de la independencia de España y de la monarquía de Fernando VII.

Al mismo tiempo que esto ocurría un nuevo rey, José I, considerado ilegitimo por la mayoría de la sociedad española intentaba hacerse con el control y acabar con el Antiguo Régimen mediante una serie de reformas contenidas en el llamado Estatuto de Bayona, una ley que aunque mantenía el absolutismo, creaba un poder legislativo y formulaba una serie de reformas socioeconómicas como la supresión de determinados privilegios; una limitada venta de las tierras de la Iglesia; la libertad de industria y de comercio; la igualdad impositiva y la declaración de ciertos derechos individuales.

En su empeño, el nuevo rey contó con la colaboración con parte de las élites del país, Los afrancesados, que veían en el francés la oportunidad de abordar las transformaciones políticas, sociales y culturales que la sociedad española necesitaba urgentemente.

Pero el trabajo de las juntas que habían asumido la soberanía en España no pudo evitar el desastre militar y la represión lo que lleva a su autodisolución, a principios de 1810.

Le sucede una regencia, de cinco personas, cuya principal decisión es la convocatoria de unas Cortes generales y extraordinarias, que debían llenar el vacío de poder existente, unificando los criterios de las juntas, realizando reformas profundas y presentando una alternativa política coherente a José I.

Las Cortes de Cádiz se reúnen cuando casi todo el territorio está ocupado por los franceses, con lo que algunos diputados no pueden llegar. La mayoría es por tanto de la propia ciudad de Cádiz, protegida por la flota inglesa, enemiga de Francia. Cádiz, puerto colonial, es una ciudad liberal y comercial, burguesa, lo que va a influir en el ambiente de las cortes y en la presión popular sobre ellas, favoreciendo la creación de una constitución liberal.

En la elaboración de la Constitución, y de las leyes del periodo las Cortes de Cádiz se dividen en dos grandes sectores: los liberales y los absolutistas.

Pero muchos diputados no llegaron, incapaces de cruzar las líneas enemigas, lo que llevó a que las cortes se formaran por suplentes, muchos de Cádiz y su entorno, y por tanto burgueses y liberales en una importante proporción. Otra parte serian diputados eclesiásticos y funcionarios, incluyendo militares, mientras que los representantes de las colonias americanas estuvieron escasamente representados, ante la falta de poder naval de España. En general los diputados representaban dos posturas:

• Unos pensaban en unas Cortes estamentales, que reafirmaran el pacto entre el rey y el reino.

• Otros creían que la nación, a través de diputados elegidos entre todos los vecinos sin distinción estamental, tenía el poder de decisión en la asamblea única que debía reunirse. El debate se saldó con el triunfo de esta opción, que anunciaba ya lo que iba a ser el primer liberalismo.

Reunidas en septiembre de 1810 afirmaron que la única fuente de autoridad y legitimidad era la nación, y no el rey. En esta afirmación descansa el carácter profundamente revolucionario del primer liberalismo español, y en el deseo de retomar la tradición medieval española, que hacia descansar el poder en el rey (desaparecido) y las cortes

La soberanía nacional aparece en el artículo 3. Fija, por primera vez, que el poder reside en la nación, el conjunto de ciudadanos, sin distinción de estamentos, y que se expresa a través de las Cortes formadas por representantes de la nación.

Las Cortes establecen la soberanía como resultado de los sucesos que sufre el país (la ausencia del rey), evitando reconocer la transmisión de la soberanía monárquica a José I, por lo que se basan en la tradición nacional, que desde siempre ha situado a las Cortes como representantes del pueblo junto al rey.

Esta última frase, será la base de la soberanía compartida, presente en muchas constituciones posteriores.

Los poderes de las cortes son amplios (elaboración de las leyes, decisiones respecto a la sucesión de la corona, aprobación de los tratados internacionales, fijación anual de las contribuciones y las fuerzas del ejército…).

La discusión sobre la organización de las Cortes en una sola cámara, sin estamentos o en dos (una alta para los estamentos privilegiados y otra para el pueblo), se zanjó con el establecimiento de un sistema unicameral, ante el temor de que la cámara alta estamental paralizase todas las reformas aprobadas por los representantes del pueblo en la cámara baja.

La administración de justicia se concentra en los tribunales, apareciendo por primera vez un poder judicial independiente.

Una muestra del compromiso y consenso, necesario para ganar la guerra, entre liberales y absolutistas esta en el reconocimiento total a los derechos de la religión católica, que queda ya claro incluso en el preámbulo, y que pretende evitar ante el pueblo, la asociación de liberalismo y ataque a las tradiciones e identidad españolas.

Fruto de la soberanía nacional esta el reconocimiento de unos derechos ciudadanos, típicamente liberales, protegidos por el artículo 4. La mayoría de los derechos están, sin embargo, dispersos por el texto, lo que dificulta su protección (igualdad jurídica, inviolabilidad de domicilio, libertad de imprenta para libros no religiosos, sufragio, educación elemental, y algunas garantías penales y procesales. En todo caso, la declaración de derechos significaba el reconocimiento de la igualdad jurídica de los ciudadanos varones, con la desaparición de los privilegios.

La Constitución de 1812 reconocía los derechos de los ciudadanos pero, a diferencia de la Francia revolucionaria o de Estados Unidos, no incluía una explícita declaración de derechos.

Por otra parte, se fundaba en la primacía de la nación y en la creación de un Estado unitario y centralizado, lo que implicaba el final de los privilegios territoriales, como eran los fueros vascos y navarro. El liberalismo creaba de esa manera el Estado nación uniforme.

El estado se organiza como una monarquía limitada, basada en una división estricta de poderes (arts. 14 a 17). Las Cortes aparecen como la institución central del nuevo régimen, representando la voluntad nacional y definido como una monarquía constitucional.

La desconfianza ante la vuelta al absolutismo, cuando acabe la guerra, y la mala experiencia vivida con Carlos IV (Pactos de Bayona) llevan a una clara limitación del poder del rey (art. 172). Se le entrega al rey el poder ejecutivo, se le mantiene iniciativa legislativa y veto suspensivo por dos años, pero se limitan expresamente algunas decisiones, que hacen referencia a sucesos acaecidos. La regulación de la familia real y del heredero están motivadas en el motín Aranjuez, los pactos de San Ildefonso y las abdicaciones de Bayona.

La aparición del sufragio es otra de las novedades. Significa el reconocimiento de un sistema participativo basado en el sufragio indirecto prácticamente universal masculino (vecinos mayores de 25 años) para elegir los ayuntamientos, las diputaciones provinciales y las Cortes.

Se completa el texto con artículos que organizan la administración territorial en provincias y municipios, con un sesgo centralista. Pese a ello, el miedo a la independencia americana, por la influencia inglesa y revolucionaria, tiende la mano a las colonias prometiéndolas (art. 1) una igualdad política y jurídica que no llego, y que desembocaría en la independencia en 1824.

Se crea la milicia nacional, como cuerpo de defensa liberal, y se establecen unos mecanismos de reforma muy rígidos (no se podía cambiar la constitución en dos años, y con un numero muy elevado de votos a favor), lo que la hace rígida, inflexible y difícil de adaptar ante el cambio de los tiempos.

Pero la labor transformadora de Cádiz no acabo aquí. Las cortes realizaron en estos años una profunda labor legislativa que inicio la transformación de España, y la eliminación del Antiguo Régimen.

El primer decreto de las Cortes (1810) significó la total ruptura con el Antiguo Régimen y la monarquía absoluta. A partir de este principio se elaboran numerosos decretos

Libertad de imprenta y supresión de la censura de prensa por primera vez en España (1810)

Supresión del régimen señorial y abolición del señorío jurisdiccional (1811), que declaraba estos señoríos incorporados a la Nación. No obstante, la nobleza consiguió salvar casi todos sus bienes y las viejas posesiones señoriales fueron convertidas en títulos de propiedad privada.  Establecieron una nueva concepción de la propiedad privada basada en la idea de que debía ser libre y plena.

También se suprimió la tortura, quedó abolida la Inquisición, se eliminaron gremios y se introdujo la libertad de trabajo, económica, comercial y de fabricación (1813), iniciándose la libertad de contratación de los trabajadores

También inició una desamortización de los bienes del clero y las Ordenes Militares y se transformó en propiedad privada los bienes de propios, baldíos y realengos de propiedad municipal.

Sobre hacienda e impuestos. Las contribuciones indirectas pasan a ser directas, un único impuesto proporcional y por riqueza.

La importancia de esta constitución radica en ser la primera piedra del régimen liberal, en el inicio de una España constitucional, y de cambios económicos y sociales, que en los siguientes 20 años serian ya irreversibles. Evidentemente, la primera constitución era burguesa y atendía a los intereses de este grupo, pero pese a ello abre un nuevo periodo, en el que el gobierno se debe plegar a los deseos de la nación.

En 1814 terminada la guerra, las potencias vencedoras, reunidas en Viena, determinaban la restauración del Antiguo Régimen. Lo que acabaría con la obra de Cádiz.

Por el tratado de Valençay, Francia restituía los derechos dinásticos a Fernando VII. Tras el golpe contra el gobierno de Cádiz del general Elio, y el manifiesto absolutista de Cádiz, Fernando VII regresaría y reimpondría el absolutismos por el decreto de 4 de mayo de 1814, que anulaba la obra gaditana (“declaro aquella Constitución y tales decretos, nulos y de ningún valor ni efecto, ahora ni en tiempo alguno, como si no hubiesen pasado jamás tales actos, y se quitasen del medio del tiempo”).

La Constitución de 1812 volvió a entrar en vigor en España durante el periodo 1821-23, en el llamado trienio liberal dirigido por el coronel Riego, siendo el marco jurídico de importantes cambios, como la reforma fiscal, la desamortización o la supresión de monacales. Posteriormente se convertiría en bandera de los movimientos anti absolutistas de la Década Ominosa, y serviría de base e inspiración al texto de 1837, de Mendizábal. ����������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������������

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More