Básico 7. Felipe V y los decretos de Nueva Planta

0 226

Tras el fracaso de la invasión de Inglaterra, España entró en una profunda decadencia marcada por la pérdida de su poder naval y la bancarrota del estado de Felipe II. El siglo XVII en España estaría marcado, como consecuencia de los anterior por una profunda crisis, es la época de los Austrias menores. Felepe III, causaria el caos agrícola ante la expulsión de los moriscos y se vería obligado a firmar sucesivas traguas con Inglaterra (Tratado de Londres) y Holanda (Tregua de los 12 años). Su hijo Felipe IV, para defender a los católicos del imperio aleman ¡, se veria involucrado en la Guerra de los 30 años. Tras perderla se vio obligado a firmar la Paz de Westfalia, por la perdia importantes territorios y aceptaba la independencia de Holanda y Portugal, además de hacer frente a los intentos separatistas de Cataluña y Nápoles . Ante una ruina total, su hijo, Carrlos II no pudo evitar el poder de los nobles y continuas guerras con Francia en las que perdió varios territorios..

A la muerte del último de estos reyes (Carlos II, el Hechizado), en el año 1700, se originó un problema sucesorio. Carlos II había muerto sin descendencia, pero había dejado en su testamento a Felipe de Anjou como su legítimo heredero. Él era nieto del Rey Luis XIV de Francia, quien había estado casado con Mª Teresa de Austria, hermana de Carlos II. El rey francés trató de favorecer por todos los medios la sucesión para aumentar el poder de la Corona Francesa, pues de llegar al trono de España, Felipe uniría las dos coronas.

Sin embargo, las potencias europeas (principalmente Inglaterra, Holanda y Suecia) no estaban dispuestas a tolerar una unión franco-española que las dejara aisladas y decidieron apoyar la candidatura al trono español del Archiduque Carlos de Habsburgo, hijo de Leopoldo I  e hijastro de la infanta Margarita, hermana de Carlos II

En el ámbito interior, el Reino de Castilla apoyaba a Felipe, ya que él pretendía acabar con todos los privilegios de Aragón y establecer una verdadera unificación y modernización en la Península. Sin embargo, la Corona de Aragón apoyaba a Carlos, quien había prometido preservar sus fueros y privilegios.

De esta forma estalló la Guerra de Sucesión Española, que terminaría en el año 1714 con la firma del Tratado de Utrecht.

Por este tratado, las potencias europeas aceptan a Felipe como Rey de España (reinará como Felipe V e introducirá la dinastía de Borbón, que ha permanecido en España hasta la actualidad). A cambio, España cedía todas sus posesiones territoriales en Europa a Austria y algunas de sus colonias americanas a las potencias aliadas de Carlos. Destacará la pérdida de Gibraltar y Menorca, que pasan a dominio inglés, aunque Menorca será posteriormente recuperada. De igual forma, España permite que sus colonias mantengan un libre comercio con las potencias europeas.

Pero lo importante es que Felipe V, a su llegada al poder, introducirá en España una serie de reformas que facilitarán la modernización administrativa y económica del reino y su uniformización. Nos centraremos en 2

Los Decretos de Nueva Planta: un conjunto de normas por las cuales se elimina todo el ordenamiento jurídico e institucional, así como los privilegios de la Corona de Aragón. Además, suponen el final de la unión dinástica establecida en tiempos de los Reyes Católicos.

Por estos decretos se suprimirán las Cortes de Aragón, se eliminarán sus leyes y se prohibirá la lengua catalana. Las instituciones y el sistema legal de Castilla serán los que dominen en todo el territorio (en parte como premio que el Rey le concede a Castilla por haberle apoyado y también porque la división entre dos Coronas dificultaba el Gobierno). La única excepción será el mantenimiento del derecho civil y la supresión de las levas o reclutamientos.

En 1707 fueron suprimidos los fueros de Aragón y Valencia, en 1715 los del Reino de Mallorca y en 1716 se abolieron los fueros de Cataluña. Por tanto, únicamente se conservó el régimen foral en los territorios vascos y navarros.

La centralización: Felipe V instaura un gobierno mucho más eficiente y moderno. Para ello, elimina antiguas instituciones como el polisinodio y se crea la figura del intendente (una especie de gobernador provincial). Además, los virreinatos son sustituidos por provincias, los municipios pierden parte de su autonomía (ya que pasan a ser gobernados por un corregidor nombrado por el rey) y se crea un ejército nacional. Igualmente, se aplica una política regalista.

El cambio más importante es la creación de los secretarios de despacho (personas de la máxima confianza del rey, que serán los precursores de los ministros actuales).

Todo irá encaminado a la uniformización y el aumento del poder real, tanto en lo político (absolutismo), como en lo económico (mercantilismo).

La reforma política y administrativa de Felipe V fue la más importante desde la etapa de los Reyes Católicos.

Vídeo unprofesor

Imagen

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More