Avispas

0 183

Es una especie de avispa de la familia de los véspidos originaria de Sudeste Asiático.

Esta avispa, al igual que otras de su género, se alimenta de insectos (hormigas, mariposas, pulgones, etc.), pero también de abejas, aunque esta especie es más agresiva que otras.

Está naturalmente aclimatada a un medio ambiente subtropical templado. Se encuentra en el continente asiático hasta el norte de la India y en las montañas de China, en las zonas geográficas donde el clima es similar al del oeste de Europa

El tamaño varía según el alimento, aunque es una de las especies de mayor tamaño.

La reina puede llegar a medir unos 3,5 cm, y alcanzar un año de vida. A partir de febrero, la reina sale de su colmena y empieza de nuevo su actividad.

A partir de marzo, elabora un nido provisional. Las primeras obreras nacen durante el mes de mayo, y son ellas las que se harán cargo del mantenimiento y funcionamiento de la colonia.

Pese a lo que parece a primera vista, la abeja velutina no representa más peligro para el ser humano que el que supone la especie autóctona, y generalmente ambos insectos atacan al humano para defender sus nidos.

también se ha extendido a otros puntos de la península. Existen registros de su presencia en Navarra, en partes del Pirineo aragonés o en Barcelona. Es el pariente débil y menos intimidante del avispón japonés.

Al igual que otros insectos, su dieta se compone de frutas y néctares y de otros insectos, entre los cuales destacan las simpáticas abejas que tanta miel nos regalan y que se encargan de polinizar alrededor del 70% de los cultivos consumidos por los humanos. Entran en las colmenas y en los panales y arrasan con todo, sin piedad: los cadáveres de las abejas, mucho más pequeñas e indefensas ante blitzkrieg vespa, sirven para fortalecer el crecimiento de las avispas asiáticas del futuro. Algunos apicultores han registrado pérdidas de hasta el 50% de sus poblaciones.

Hay motivos para preocuparse, pero limitados. A efectos normales, su picotazo es similar al de una avispa normal y corriente: la diferencia es la cantidad de veneno que nos inyecta. La asiática, al ser más grande, va más cargada, con el consecuente dolor. El riesgo sí es real para alérgicos o poblaciones de riesgo: todas las muertes atribuibles al invasor indochino en España están relacionadas con personas especialmente vulnerables.

Esta avispa se comporta como especie invasora en Europa desde su llegada al suroeste francés en 2004, llegando en un barco de carga procedente del continente asiático. Desde entonces, han abarcado unos 120 000 km2 y atacado colmenas, causando importantes daños y alarma social en los lugares afectados.

Fuente: https://magnet.xataka.com

Imagen La voz de Galicia

Pablo Sánchez  1º ESO

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More