Avanzamos contra el cáncer de mama

0 12

El 19 de octubre se celebra el Día Mundial del Cáncer de Mama, un momento adecuado para relanzar la sensibilización contra los efectos y las causas de esta enfermedad. El cáncer de mama es quizá una de las variantes de esta enfermedad sobre la que se han conseguido mayores avances, consiguiendo que un porcentaje muy amplio de mujeres afectadas aprendan a vivir con ella y, lo que es más importante, a sobrevivir. Así, un reciente estudio llevado a cabo por el Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama sobre 12.000 mujeres, 400 de ellas cántabras, ponen de manifiesto que diez años después de ser diagnosticadas, un 75 % de la mujeres sobreviven.

Uno de los mayores expertos en este campo es el doctor José López Vega, oncólogo del Hospital Valdecilla y miembro de la citada investigación. Según el investigador, los datos animan claramente al optimismo, aunque no se debe caer en autocomplacencias. Achaca estos avances a la detección precoz de la enfermedad y a la aplicación de los llamados “tratamientos a la carta”, lo que permite afrontar problemas que no se han solucionado con los tratamientos tradicionales, o afrontar las múltiples variantes de lo que genéricamente llamamos “cáncer de mama”

Para López Vega, el gran reto sigue siendo encontrar la génesis de la enfermedad, sus causas últimas. Influye el tabaco, la alimentación, el estrés, los condicionantes genéticos y medioambientales, pero no sabemos cuáles son los factores determinantes, ni la combinación de ellos, lo que complica la detección y la prevención.

Aunque la detección precoz funciona, es preciso introducir cambios en nuestras políticas, como intensificar el seguimiento en el periodo que va de los 45 a los 70 años (actualmente en Cantabria, los programas realizan seguimiento a mujeres entre 50 y 69 años). Un gran avance en este caso ha resultado la utilización de la resonancia magnética que es especialmente útil para descubrir los tumores incipientes o de mujeres más jóvenes, en las que la mamografía no es tan precisa debido a la densidad de la mama.

Otro avance, para López Vélez, se encuentra en el campo quirúrgico, donde las mastectomías radicales se están evitando en la mayoría de los casos, al imperar entre la profesión el consenso sobre una cirugía más conservadora, que evita los graves daños psicológicos y colaterales de la extirpación total. La técnica del ganglio centinela, según explica el experto, es la que ha permitido esta mejora en la cirugía, ya que con la biopsia de un sólo ganglio permite comprobar si están o no afectados el resto de los de la axila. En caso de que no lo estén -que es lo habitual cuando el tumor es detectado al inicio- no es preciso recurrir a la mastectomía radical. Así, en más del 60 % , las pruebas con el ganglio centinela son negativas. Esta técnica se aplica en Valdecilla, y pronto se implantará en el de Laredo.

Otro gran avance se ha dado en el campo del tratamiento. La aplicación de tecnologías muy avanzadas en el terreno de la radioterapia ha permitido combatir las zonas tumorales con mayor precisión evitando los graves daños sobre tejidos sanos del pasado. Junto a la cirugía, la radioterapia se ha convertido en un pilar básico de las terapias actuales, junto a la ayuda de nuevos fármacos, como los procedentes de la hormonoterapia, que puede ser aplicada al 60 por ciento de las mujeres y que proporciona un tratamiento más soportable y menos tóxico.

Estos nuevos tratamientos resultan más eficaces que los clásicos basados en estrógenos. Muchos han arrancado del descubrimiento de proteínas como la HER-2 que mejora los llamados “tratamientos a la carta”, que han logrado grandes avances en un 20% de las pacientes, en las que otras terapias habían fracasado. Se encuentran en este caso el Herceptin que ha revolucionado el tratamiento y también otros fármacos como el Lapatinib, aunque hay menos experiencia en su uso.

En el campo de la quimioterapia también han cambiado muchas cosas. Los graves efectos secundarios se han reducido y la incorporación de nuevos fármacos hace que el tratamiento conjunto sea mucho más eficaz, poniéndose en práctica tratamientos individualizados, más efectivos y menos agresivos.

Para López Vega una cuestión que es realmente importante es que en España están disponibles todos los tratamientos posibles en cuanto al cáncer de mama se refiere y eso en Cantabria se puede confirmar en la práctica. «Las mujeres que padecen esta enfermedad -afirma el médico- tienen todos los tratamientos a su alcance. y en el caso de medicamentos que no están comercializados podemos ofrecerles que participen, de forma voluntaria claro, en los ensayos clínicos». Esta posibilidad es una realidad ya que Valdecilla participa en los estudios que estén en marcha debido a la vinculación del hospital y del propio López Vega con el grupo español de investigación de este tumor.

Con todo, el problema sigue siendo conocer el origen de la enfermedad y detectarla a tiempo en las jóvenes. Para ello hay que recordar que en la actualidad, un 15% de las mujeres con esta dolencia tienen menos de 40 años. La resonancia magnética es un gran avance, pero no el definitivo.

Sobre todo hay un mensaje que debe quedar claro, si el descubrimiento es temprano y no hay ganglios afectados el 95 por ciento de las afectadas responden bien al tratamiento y, por tanto, se curaran. d

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More