Tarde de reyes

Domingo 5 de enero. El aire es tibio a ratos. Una desaforada turba arrasa cual marabunta las tiendas de todo tipo y lugar. Es una tarde, se dice, de ilusiones, de magia y de entrega a los demás. Pero solo es una febril y alocada compra.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More