Australia: fuego y biodiversidad

0 519

Los incendios forestales de Australia desde finales de 2019 hasta principios de 2020 fueron tan devastadores que los australianos lo recuerdan como el verano negro. Esta catástrofe medioambiental dejó 52.400 kilómetros destruidos, 27 fallecidos y miles de personas que han tenido que ser desplazados, más de 1.000 millones de animales afectados y grandes cantidades de CO2 emitidos a la atmósfera.

Los incendios forestales son una de las mayores catástrofes medioambientales y  se producen a menudo donde hay mucha vegetación con una parte de ella afectada por la escasez de agua como las hojas y las ramas secas cubriendo el suelo. El fuego es un elemento natural que nuestro ecosistema usa para la regeneración de bosques y montes, pero se ha convertido en una terrible amenaza provocando la destrucción de zonas de bosque que tienen un gran valor medioambiental y ecológico, también ayudando a la desertificación de zonas que luego tardan mucho en recuperar su apariencia anterior.

Los expertos dicen una causa que hace que se produzcan estos grandes incendios forestales es la continua sequía que tiene en muchas partes Australia. Otra causa es el calor tan fuerte que hace y también los vientos de origen desértico.  Según los datos registrados, los últimos 40 años han sido los más cálidos desde 1880. El año pasado cuando Australia ya estaba metida en la catástrofe medioambiental anunciaron una temperatura máxima de 41.9ºC en un solo día. Esas temperaturas ayudaron a que los incendios dejaran a su paso un aire que no se podía respirar. En algunos lugares la contaminación era muy alta, tanta que en algunas zonas la contaminación estaba 20 veces por encima de los niveles que se consideran seguros por el gobierno de Australia. También Australia produce grandes emisiones de dióxido de carbono que es un gas que hace que aumente la contaminación del aire igual que su principal fuente de energía eléctrica que es el carbón que también es muy contaminante. Por último, el noviembre pasado las lluvias no solo estuvieron por debajo de la media sino que también fue el noviembre más seco registrado en 120 años.

El riesgo de incendios ha aumentado en todas partes incluyendo a los incendios forestales en Australia a los que podemos relacionar con el cambio climático porque crean un gran impacto ecológico ya que destruye la biodiversidad y aumenta la desertificación y también reduce la calidad de las aguas y del aire de la atmósfera. En 2019 se contaron  4,5 millones de incendios en todo el planeta y eso son 400.000 incendios más que en 2018 lo supone un gran problema ya que como he comentado antes, el fuego es ahora una terrible amenaza, cosa que no pasaba hace unos años.

Las graves consecuencias de los incendios de Australia ocurridos entre 2019 y 2020 han provocado la muerte de personas y que otras lo perdieron todo, también de que se perdieran especies animales que sólo existen en Australia, de kilómetros de bosque, ha dejado zonas totalmente destruidas, etc. Los daños fueron muy catastróficos.

Una difícil tarea para Australia ha sido recuperarse de física y emocionalmente. Una de las medidas que tomó el gobierno australiano fue la de destinar 2.000 millones de dólares australianos (1.200 millones de euros) para la recuperación de distintas zonas afectada y también se invirtieron millones de dólares australianos para la salud psicológica de bomberos, reservistas de las fuerzas armadas, miembros del equipo de rescate, jóvenes y niños. Los habitantes de las regiones destrozadas tuvieron que unirse y ayudarse entre todos para lograr volver a la normalidad.

FUENTES: www.nationalgeographic.com www.twenergy.com www.news.un.org www.lavanguardia.com www.elperiodico.com  www.econoticias.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More