Arde Chad

0 924

Incorporado en 1891 al imperio colonial francés, este extenso y desértico país centroafricano, poblado por menos de un millón de habitantes, en pleno Sahel, fue el primero en incorporase al bando aliado, como colonia de la Francia ocupada, durante la Segunda Guerra, lo que le ofreció un protagonismo inusitado. Independizado pacíficamente en 1960, su historia se torció bruscamente cinco años después al estallar la guerra civil, encadenada ya hasta nuestros días con multitud de incidentes. La guerra, que comenzó como una rebelión del norte musulmán contra las subidas de impuestos, duraría hasta 1998, en que el actual presidente Idriss Deby alcanzó un acuerdo con los rebeldes y redactó una constitución.

En medio, el país tuvo que luchar en un segundo frente. El gobierno se vio sometido a una inestabilidad sistemática, marcada por la intervención extrajera (Libia con el norte rebelde, Francia junto al gobierno), y los continuos golpes de estado. Uno de ellos llevaría al poder, con apoyo francés, en 1982 a Hissene Habré, en el poder hasta que en 1990 su jefe militar Deby le echara. Hoy Deby, dos veces elegido presidente en comicios supuestamente libres se enfrenta a un ataque masivo de la oposición que le ha encerrado en su palacio, y amenaza con echarle del poder.

Concluida la guerra con el norte en 1998, la violencia volvió por el enfrentamiento con Sudan. Chad, enemigo tradicional del régimen radical islámico de Jartum había apoyado a las tribus de la frontera, inmiscuyéndose en el conflicto de Darfour que asola aquel país, en respuesta, Sudan había armado y alentado a los rebeldes del grupo Manifestación para la Democracia y Libertad (RDL), los mismos que hoy sitian Yamena. A este grupo, formado por antiguos oficiales del ejército chadiano hace tan solo cuatro meses, y que opera desde el territorio sudanés fronterizo, se han sumado en los últimos meses el grupo rebelde Plataforma para el Cambio y la Unidad Nacional y Democracia. De parte del gobierno se han posicionado los países occidentales, liderados por Francia, que ven en la derrota del gobierno la llegada al poder de un grupo aliado de Sudan, un país extremista, vinculado a movimientos yihadistas como Al Qaeda.

La pieza clave del equilibrio en la zona es el actual presidente Idriss Deby, que ya cuenta con la presencia de 1000 soldados franceses, y que esperaba en las próximas semanas el despliegue de una fuerza de paz, que ante la situación ha decidido posponerse.

Deby, general y presidente del Chad, es el líder del Movimiento de Salvación Popular (MSP), apoyado principalmente por su tribu, los Borgat de Enedi, ubicados al norte del país. Fue el primer presidente que alcanza el poder en unas elecciones democráticas (1996 y 2001), aunque sus detractores le acusen de múltiples irregularidades es ambos procesos electorales. Nacido en 1952, creció políticamente a la sombra de su mentor Hisene Habré, con el que fue oficial y luego jefe de las fuerzas armadas chadianas, ministro de exteriores y consejero militar del presidente. Alcanzo una gran popularidad en su país debido a sus éxitos militares en la guerra contra Libia. Formado en la Escuela de Guerra de París, obtuvo el favor popular tras conseguir detener la guerra con Libia y restablecer las relaciones diplomáticas con este país en 1989.

Celoso de su popularidad Habré le intento apartar del poder, lo que propiciaría la conspiración, que, tras varios intentos, y con apoyo sudanés, libio y de grupos opositores, provocaría la caída de Habré en 1990.

Su mandato ha estado marcado por las dificultades económicas del país, el distanciamiento de su aliado libio y la intromisión extranjera, que, visible en el caso francés, ha utilizado el país como base para atacar y frenar el expansionismo islámico libio y sudanés, además de defender una posición de fuerza en el control de los recursos naturales del país.

Creador del actual sistema constitucional e institucional del Chad, ha sido acusado de propiciar una democracia ficticia, manchada de agresiones a observadores, irregularidades en muchos de los colegios electorales y fraude electoral fueron la tónica de estas segundas presidenciales, en las que, al igual que ocurrió en las de 1996, la oposición presentó numerosos casos de fraude.

Hoy Sudan, que apoya al Movimiento para la Democracia y la Justicia (MDJT), y a las fuerzas rebeldes del FPCh que operan desde Darfour, ha dado un importante golpe de fuerza para el control de toda la región, que puede desestabilizar aun más un área afectada por las eternas guerras de Darfur y Somalia, y en la que la presencia francesa, puede ser un factor de internacionalización impredecible, al mantener una importante presencia, dentro de la llamada operación Eperervier, diseñada para “garantizar” la integridad del Chad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More