Anjanas

0 33

Anjana (derivado de jana y utilizado para referirse al antecesor de los brujos en la Edad Media) es una figura destacada, y fue llamado el mito cántabro por Manuel Llano en la primera mitad del siglo XX. En sus relatos de obra, el autor recogió relatos (escritos en asturiani) que asegura haber escuchado de pastores y aldeanos. Estos relatos están relacionados con Santillana, Valdariga y Rio. Nanza, Ramathon, Porachiones, Cabueña, Alas y Meruelo están relacionados. a los guacamayos en los valles.

En la historia de Llano, está representada por largas trenzas, que están salpicadas de lazos y cintas de seda, y su cabeza está rodeada por un hermoso ramo de flores silvestres. Llevaban batas blancas largas y delgadas con mantos azules, también sostenían en sus manos una ceniza, un espino o una lanza dorada y las usaban para golpear el suelo, el agua u otros objetos para expresar hechizos. Su encanto tiene la piel muy blanca y un aspecto cariñoso y pacífico, pero pueden convertirse en personas, árboles, animales u objetos inanimados. Por lo general, son personas amables que pueden proteger y ayudar a los necesitados o que sufren, y tienen grandes palacios subterráneos, a menudo escondidos en enormes tesoros, y a menudo se utilizan para seducir y castigar a personas codiciosas. Sea arrogante o apoye a los más humildes o desfavorecidos con buen corazón. Llano dijo en boca de un vecino de Viaña que cada tres cuatro años del Día del Rey, algunas Anjanas llevan ropa y calzado a las personas necesitadas. Pero también hay Anjanas malvadas, aunque su poder suele ser compensado por ese poder.  Estos pequeños son lo contrario de los crueles y crueles Ojáncanu y Ojáncana. Se puede ver a Anjanas caminando por el sendero del bosque, deteniéndose a orillas del río Vinaro y el arroyo aparentemente naciente. Hablaron con el agua de manantial y el agua de manantial en que vivían. Ayudan a animales heridos, árboles destrozados por tormentas o ojáncanos, amantes, gente perdida en bosques densos o en nevadas fuertes, pobres y víctimas. Cuando caminan por el pueblo, dejarán el obsequio en la puerta de la persona merecida. Si se les pide que pidan ayuda, ayudarán, y si la persona que pide es buena persona, también castigarán por hacer algo mal. Gente. Pueden vivir 400 años. Su bastón y elixir se utilizan para tratar enfermedades. Pueden transformarse y volverse invisibles. Por lo general, brindan ayuda a las personas que necesitan o buscan ayuda, siempre que crean que la merecen, o serán castigadas. Destacan por sus voces armoniosas e inolvidables y su amor por el canto y el baile. Protegen a los viajeros separados que perciben su presencia por su fuerte fragancia. Pueden comprender el lenguaje animal y pueden proteger a los animales de los ataques de Ojáncano. Si se casan con alguien, perderán su belleza y juventud y se convertirán en una anciana, lo cual es un hecho inusual entre las hadas. Se desconoce su origen. En algunas versiones, son criaturas celestiales enviadas por Dios que se desempeñan bien y nunca regresarán después de 400 años de regresar al cielo; en otras versiones, son espíritus de los árboles responsables de proteger el bosque Anjana está estrechamente relacionada con criaturas mitológicas como xanas, lamias, mouras,  Mari y Mairu (mitología vasca) así como personajes mitológicos encantados (5 mitos en realidad) que son esencialmente versiones diferentes de la misma narrativa. Pero para adaptarse a un trasfondo cultural específico.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More