75 años de Naciones Unidas

1 48

El 24 de octubre se celebró el 75 aniversario de la ONU con un evento virtual desde la sede central en New York. Dicho evento estuvo limitado y oscurecido por la pandemia lo que pareció reflejar la situación actual de esta Organización que parece estar pidiendo a gritos un cambio. Defensores y detractores, en general quienes conocen la Organización, hablan de la necesidad de este cambio porque tras 75 años hace falta dar un paso adelante. Yo no sé, ni entiendo todo lo escrito por todos estos expertos que han hecho tantas reflexiones y críticas ante este aniversario, pero sí entiendo y creo que la necesidad de renovación es algo normal y lógico porque con el tiempo las cosas cambian y por esos cambios, nada, ni nadie puede permanecer igual que el primer día. Pero ¿por qué hay que cambiar las cosas? Esta es la pregunta que voy a intentar contestar para así también demostrar la razón de ese ascenso de la ONU al cielo desde el infierno y de su posterior caída a otro nuevo infierno.

Uno de los episodios más horrendos de la historia fue la Segunda Guerra Mundial. Pedro Rodríguez lo describe muy bien partiendo de las palabras del sueco Dag Hammarskjöld, segundo secretario general de Naciones Unidas: “La tragedia de la Segunda Guerra Mundial había conseguido abrir, casi de par en par, las puertas del infierno: genocidio, armas de destrucción masiva, violaciones sistemáticas de derechos humanos y la confirmación del indiscriminado coste de los modernos conflictos bélicos.”[1]  Según Dag Hammarskjöld, la ONU “fue creada no para llevar a la humanidad hasta el cielo sino para salvarla del infierno”[2], porque para evitar que algo tan terrible como la Segunda Guerra Mundial volviese a suceder, los cinco países vencedores (Rusia, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y China) propusieron crear una asociación que evitase futuras guerras, futuros infiernos. Así, estos países junto con otras 50 naciones neutrales firmaron la Carta de las Naciones Unidas en San Francisco el 26 de junio de 1945 y que entró en vigor el 24 de octubre de ese año.

Además de este objetivo principal había otro igual de importante. En el artículo “La ONU en su 75 aniversario: el futuro pasa por el medioambiente”, de las noticias digitales del BBVA, leemos que en el discurso de clausura en San Francisco, “el presidente estadounidense, Harry Truman, pronunció unas palabras que indicaban el camino a seguir por la nueva Organización internacional: “La Carta de las Naciones Unidas que acabáis de firmar es una base sólida sobre la cual podremos crear un mundo mejor.””[3]. Así pues, las Naciones Unidas no sólo fueron creadas para salvar a la humanidad de otro infierno bélico, sino también para “crear un mundo mejor”.  

De este modo, tras salir del “infierno” de la guerra, la ONU empezó a cumplir sus promesas. Hasta ahora ha conseguido evitar una Tercera Guerra Mundial, como en “los momentos vividos durante la Guerra Fría”[4] o al mediar en múltiples disputas internacionales, y ha trabajado mucho para crear “ese mundo mejor” de Truman. De esto no tengo duda, sobre todo tras leer el artículo de Juan Alberto Rial[5] donde resume todo lo que la ONU ha hecho desde 1945 por la paz, los derechos humanos, la justicia, la igualdad, la dignidad, la infancia, la mujer, la pobreza y el hambre, los desplazados por la guerra, por el desarrollo sostenible, el cambio climático o por la cultura. Creo que antes nadie había luchado por todas estas cosas a nivel mundial y por eso al inicio la ONU fue seguramente aplaudida y sus logros alabados. Esto la hizo ascender al cielo y desde allí intentó cuidar y trabajar por el mundo entero.

Sin embargo, trabajar por el mundo entero es algo muy difícil, y después de unos años buenos, se empezaron a ver los problemas y los fracasos que han empujado a la ONU de nuevo al infierno del desprestigio y de las críticas. Rick Gladstone deja esto claro cuando dice que la Organización pasa por unas dificultades “sin precedentes” porque “no ha podido poner fin a conflictos tan prolongados como los de Siria, Libia o Yemen, ni al conflicto aún más antiguo entre Israel y Palestina; porque el número de personas desplazadas ha crecido hasta los 80 millones y el número de personas que pasan hambre va a llegar a 250 millones”; además “la petición del Secretario General Antonio Guterres de un alto el fuego para  luchar contra el coronavirus así como su petición de un plan de respuestas de cien mil millones de dólares para ayudar a los más afectados por la pandemia, no parecen estar teniendo la respuesta adecuada”[6]. Para rematar, los ODS, dice Gladstone, “están en peligro porque según Bárbara Adams -Presidenta del Global Policy Forum- están “seriamente desviados””[7].

Evidentemente, muchos de estos fracasos tienen sus complejas razones que yo no sé, ni entiendo pero lo que sí veo y entiendo es que la ONU ha trabajado desde sus inicios para evitar guerras y para crear un mundo mejor, pero se encuentra con el gran obstáculo de los gobiernos de los diferentes Estados miembros. La ONU no puede imponer sus decisiones ya que “nada obliga a los estados miembros a cumplir sus normas”[8]. Esto hace que no todos los Estados acepten las decisiones tomadas por la ONU por muy buenas que estás sean para la humanidad. Si los gobiernos no las consideran buenas para ellos, anteponen egoístamente su interés personal. Las consecuencias de esto las ejemplifica Gladstone: “…retrasos al entregar la ayuda o la denegación de acceso de las Naciones Unidas a las crisis humanitarias, ya sea al entregar suministros a los sirios desplazados, en la investigación de las pruebas de las masacres de los rohinyás en Birmania o en la ayuda a los niños enfermos en Venezuela.”[9] Por otro lado, otro gran obstáculo es el “veto” de los cinco miembros originales con el que pueden obstruir decisiones siempre que lo deseen. La consecuencia, también la describe Gladstone: “…un estancamiento crónico del Consejo de Seguridad en muchos temas, a menudo enfrentando a Estados Unidos no solo contra China y Rusia sino también contra aliados de los estadounidenses”[10]. Así es muy difícil alcanzar resultados, y por eso hace falta un cambio.

Está claro que si es difícil organizar y trabajar por un solo país, hacerlo por el mundo entero, es decir, tratar que 193 países tomen decisiones y trabajen los unos por los otros, es totalmente imposible. Llegados a este punto podríamos pensar que la ONU no tiene futuro tras 75 años, ni salida del infierno. Pero, no hay que perder la esperanza y sí desear que ese cambio se ponga en marcha para que esta gran Organización pueda seguir protegiendo a la humanidad y luchando por un mundo mejor, aunque tropiece y falle. Mejor algo, que nada. Mejor existir en el infierno que no existir.

BIBLIOGRAFÍA

-Gladstone, Rick. “La ONU a los 75 años, entre la calamidad y el conflicto.” The New York Times: 15 Septiembre de 2020.

-“La ONU en su 75 aniversario: el futuro pasa por el medioambiente” Noticias BBVA: Banca responsable. Communications: 23 de octubre 2020.

https://www.bbva.com/es/la-onu-en-su-75-aniversario-el-futuro-pasa-por-el-medioambiente/

-“Los 75 años de la ONU ¿con más fracasos que éxitos?” Diario Digital: Semana. 2/15/2020.

https://www.semana.com/mundo/articulo/aniversario-75-de-la-organizacion-de-naciones-unidas-onu-mision-cumplida/651992/

-Rial, Juan Alberto. “Sobre la creación de las Naciones Unidas”. Instituto de Relaciones Internacionales. Universidad Nacional de la Plata. 31 de Octubre 2020.

-Rodríguez, Pedro. “Seis claves sobre la ONU ante su 75 aniversario”. The Conversation, 25 de junio 2020.

https://theconversation.com/seis-claves-sobre-la-onu-ante-su-75-aniversario-140854

[1] Pedro Rodríguez. “Seis claves sobre la ONU ante su 75 aniversario”. The Conversation, 25 de junio 2020.

[2] Pedro Rodríguez. “Seis claves sobre la ONU ante su 75 aniversario”. The Conversation, 25 de junio 2020.

[3]La ONU en su 75 aniversario: el futuro pasa por el medioambiente” Noticias BBVA: Banca responsable. Communications: 23 de octubre 2020.

[4] Juan Alberto Rial. “Sobre la creación de las Naciones Unidas”. Instituto de Relaciones Internacionales. Universidad Nacional de la Plata. 31 de Octubre 2020.

[5] Juan Alberto Rial. “Sobre la creación de las Naciones Unidas”. Instituto de Relaciones Internacionales. Universidad Nacional de la Plata. 31 de Octubre 2020.

[6] Rick Gladstone. “La ONU a los 75 años, entre la calamidad y el conflicto.” The New York Times: 15 Septiembre de 2020.

[7] Rick Gladstone. “La ONU a los 75 años, entre la calamidad y el conflicto.” The New York Times: 15 Septiembre de 2020.

[8] “Los 75 años de la ONU ¿con más fracasos que éxitos?” Diario Digital: Semana 2/15/2020.

[9] Rick Gladstone. “La ONU a los 75 años, entre la calamidad y el conflicto.” The New York Times: 15 Septiembre de 2020.

[10] Rick Gladstone. “La ONU a los 75 años, entre la calamidad y el conflicto.” The New York Times: 15 Septiembre de 2020.

1 comentario
  1. Melba dice

    ¡Buen trabajo! Ojalá como su propio nombre indica la ONU lleve a cabo los cambios necesarios para que siga defendendiendo y cuidando a todos los que representa.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More