12. La minoría de edad de Isabel II (1833-1843)

0

“Resume la evolución política del reinado de Isabel II durante la etapa de su minoría (1833-1843) y explica el papel de los militares”

Esto es lo fundamental de la pregunta

Sitúa estos hechos: El reinado se divide en tres grandes etapas: Regencia de María Cristina

(1833-1840), Regencia de Espartero (1840-1843) y reinado efectivo de Isabel II o de la mayoría

de edad (1843-1868). Aquí hablaremos de las 2 primeras.

Marco histórico: (esencial) la guerra carlista, porque esta obligara a la regente a pedir ayuda a

la burguesía liberal, concediéndola a cambio de su apoyo una reforma progresiva que

consolidara el estado liberal (Cea Bermúdez, Martínez de la Rosa y su Estatuto Real y el Gran

Mendizabal.

Este último es esencial, porque realiza una auténtica revolución liberal (gana la Guerra,

renegocia y paga la deuda, constitución de 1837, ley de ayuntamientos y DESAMORTIZACION

(precedentes, definición, objetivos, método y resultados).

Además, es significativo en este periodo:

Fuerte presencia militar. Militares con gran prestigio adquirido en las guerras de la

independencia, colonial y carlista marcan los cambios políticos y el partido de gobierno.

Es un periodo escisión del liberalismo en moderados y progresistas (di las diferencias

ideológica, líderes).

Cuando los moderados ganan las elecciones y pretenden desmontar parte de la obra de

Mendizabal los progresistas toman el poder y empieza la Regencia del general Espartero

(Aprobación del arancel librecambista). Golpe del moderado Narváez y Chin-pum.

Y este es un ejemplo de cómo redactarla

Al mismo tiempo que la guerra Carlista discurría, en la España Isabelina se produjo una auténtica revolución legal, que abriría el camino para el liberalismo. Es el comienzo de un reinado formado por tres grandes etapas: la regencia de Mª Cristina (1833-1840), la regencia de Espartero (1840-1843) y la mayoría de edad de la reina (1844-1868). En este tema abordamos la minoría de edad, las dos primeras etapas

Para comprender el inicio del reinado de Isabel II es preciso relacionarlo con el desarrollo de la guerra carlista, el problema sucesorio y las revoluciones europeas de 1830.

En 1834, las cortes, estamentales, eligieron regente del reino a la viuda de Fernando VII, Mª Cristina de Borbón. La reina, de escasas convicciones liberales, apostó en un principio por una cierta continuidad con respecto a su marido (gobierno de Cea Bermudez), y más tarde por una simbólica apertura política través del llamado Estatuto Real de Martínez de la Rosa.

El Estatuto Real, era una ley reguladora de las cortes a las que se pretendía dar más protagonismo. Se establecían dos cámaras, una elegida por sufragio censitario y otra, senado, formado por personalidades elegidas por la reina. El Estatuto no reconocía los derechos, las libertades ni la soberanía nacional.

La oposición liberal (especialmente de los radicales) hizo ver a la regente, que solo conseguiría el apoyo de la población para ganar la guerra, con cambios profundos en la organización del estado. De esa época será la reforma administrativa de Javier de Burgos, el mapa provincial.

Es por tanto imprescindible comprender que es la Guerra y la necesidad de vencer en ella para mantener la corona lo que impulsa a la regente a afrontar unas reformas que no desea.

En 1835, ante las graves circunstancias militares y económicas, la regente cede a las presiones y nombra a un destacado progresista para dirigir junto a ella las reformas, el ministro Juan Álvarez de Mendizábal, prestigioso liberal y banquero cuyos contactos podrían solventar la bancarrota española. Mendizábal pondrá en marcha, aprovechando la debilidad de la regente, una auténtica revolución liberal, en la que destacan reformas como:

1 abolición de señoríos, privilegios y jurisdicción
2 reforma fiscal: generalización de impuestos directos, eliminación de privilegios y diezmos
3 consolidó la deuda, renegociandola y consiguiendo nuevos empréstitos
4 supresión de conventos
5 establecimiento de la ley de ayuntamiento y elección de alcaldes
6 desarrollo de las leyes de libertad de imprenta y expresión
7 creación de la milicia nacional y nombramiento del general Espartero como jefe del ejército liberal

Su obra máxima, la desamortización general, pretendía arrebatar poder a la Iglesia. Buscaba dinero necesario para pagar la deuda; la liberación de tierras y capitales para poder invertir en el desarrollo económico y crear pequeños propietarios fieles al régimen y pagadores de impuestos. Proteger en suma el derecho liberal burgués a la propiedad privada.

La desamortización conllevaba tres pasos: suprimir la amortización, nacionalizar las tierras de la Iglesia y sacarlas a subasta. Significa el triunfo del sistema liberal tras acabar con los privilegios del Antiguo Régimen y liberar las tierras (duro golpe para la Iglesia) su comportamiento supuso la oposición de la Iglesia hacia Mendizábal y el progresismo. Las subastas supusieron un trasvase de propiedades a manos de terratenientes burgueses (denunciado por el progresista Florez Estrada). El sistema de pago posibilitaba abonar las propiedades con títulos de deuda valorados según su valor nominal, cuando el de mercado era muy inferior, dada la escasa solvencia de la hacienda española.

La constitución de 1837 intentó asumir ideas de los dos bandos liberales, liberales y progresistas, cada vez más distanciados, a fin de mantener la unidad necesaria ante los carlistas. Se consagró la soberanía nacional, el sufragio censitario, la amplia declaración de derechos, la confesionalidad del estado y la existencia de un ejecutivo fuerte (veto, iniciativa legislativa y bicameralismo, con un Senado designado por el rey).

La caída de Mendizábal se produjo ante las diferencias de criterio entre los moderados, que apoyaban a la Regente y los progresistas. Las elecciones de 1837, concluyeron con el triunfo de los liberales moderados que anularon, con apoyo de la corona, buena parte de las leyes de Mendizábal, lo que desembocó en la insurrección de la milicia en 1840 que obligó a María Cristina a dimitir, nombrando las cortes a Espartero.

El progresista Espartero promovió una política personalista y autoritaria. Sus medidas de libre comercio con Inglaterra; llevarían a su dimisión. Ante el vacío de poder y el clima de revuelta social, los moderados adelantaron la mayoría de edad de Isabel II y el nombramiento del general Narváez (moderado) como jefe del gobierno.

El reinado de su Isabel II se caracteriza por la implantación de un régimen formalmente liberal pero concebido y manipulado para mantener el dominio económico, social y político de la burguesía propietaria.

1 bipartidismo representado por los progresistas y los moderados, dos partidos burgueses
2 sistema constitucional
3 insignificante participación debido al sufragio censitario
4.Tendencia centralista y conservadora

En consecuencia los gobiernos acceden al poder gracias a la influencia del ejército. con lo que los militares de alta graduación (Espartero, Narváez, con gran influencia en el ejército y otros oficiales adquieren un gran protagonismo político y mediante pronunciamientos, cambian gobiernos y llevan a sus partidos al poder.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More