1. La Prehistoria en España

0 385

Explica la diferencia entre la economía y la organización social del Paleolítico y el Neolítico

Para alcanzar la máxima calificación será necesario hablar de:

• Marco cronológico del Paleolítico y Neolítico peninsular indicando el nombre de alguno de

los principales yacimientos:

o Paleolítico Inferior, hace aproximadamente 800 000 > Atapuerca (Burgos).

Paleolítico Medio, 100 000-35 000 a.C. > Morín (Cantabria). Paleolítico Superior,

35 000-10 000 a.C. > Altamira y El Castillo (Cantabria), Tito Bustillo (Asturias)

Parpalló (Valencia). Urtiaga (País Vasco)…

o Mesolítico: 9.000 a.C. > Dosaigües, Valltorta (Levante).

o Neolítico, 5000-3000 a.C. > Can Tintoret (Barcelona), Menga (Málaga).

• Características de la economía del Paleolítico y Neolítico:

o Paleolítico: economía depredadora (no productiva). Las sociedades vivían de la

caza, la pesca y la recolección.

o Neolítico: economía productiva. Aparece la agricultura y la domesticación de

animales (ganadería) como ovejas, cabras, vacas,… Esto provoca la aparición de

otras actividades como la elaboración de herramientas, tejidos, desarrollo de la

cerámica, cestería, pulimento de la piedra y comercio.

• Características de la sociedad del Paleolítico y Neolítico:

o Paleolítico: Eran grupos nómadas que se desplazaban de forma estacional

siguiendo el alimento. Los individuos se reunían en pequeños grupos, con una

organización muy elemental (organización tribal). Vivían en cavernas, abrigos

rocosos y chozas precarias.

o Neolítico: se impuso el sedentarismo por la necesidad de vivir junto a los cultivos.

Las estructuras sociales se van haciendo cada vez más complejas como resultado

de una organización del trabajo más diversificado (aparecen profesiones como las

de ceramista, tejedores…) y de la apropiación de los excedentes por un pequeño

grupo de la sociedad. Aparece una jerarquización social.

• Causas del cambio:

o Cambio en el clima: las glaciaciones remiten

 Agotamiento de los recursos

naturales (caza).

o Aumento de la población.

o Difusión de los cambios desde el Creciente Fértil

 costa mediterránea como

primera receptora de estos cambios y novedades.

LA HOMINIZACIÓN.

La primera etapa de la presencia del hombre sobre la tierra es la prehistoria. La prehistoria comienza con el paleolítico, un largo  periodo en  el  que  ya  existen  seres  humanos,  pero  que  no conocen  la  agricultura,  ni  la  ganadería,  ni la  escritura.  Viven en grupos reducidos y poco organizados, nómadas, cazadores y con una tecnología simple, de piedra o hueso.

Durante ese periodo se produce lo que llamamos hominización, un conjunto de  cambios  físicos  y  culturales  que transformaron mediante las leyes genéticas de la evolución a los primates inferiores en seres humanos, sobre todo en tres aspectos: el aumento de la masa cerebral, la capacidad de andar erguido y el desarrollo de una mano capaz de manipular objetos. El paleolítico se divide a su vez en tres etapas, y tras ellas llegarán dos periodos más breves, el mesolítico y el neolítico.

Comenzando por el paleólitico, este se subdivide en tres etapas.

El paleolítico inferior se desarrolló hace aproximadamente 800.000 años, localizándose los principales asentamientos o yacimientos en Atapuerca (Burgos) y Torralba y Ambrona (Soria), donde habitaron especies como el Homo Antecesor.

La segunda etapa se denomina Paleolítico Medio, (entre el 100 000-35 000 a.C) y está marcada por el hombre de neandertal, descubridor del fuego. Los principales grupos humanos viven en zonas como la cantábrica como cueva Morín (Cantabria), Bañolas (Gerona), Gibraltar, Calpe

El Paleolítico Superior (35 000-10 000 a.C) pone fin a esta etapa nómada y cazadora con un importante avance tecnológico y cultural (el arte rupestre) de la mano del hombre de cromagnon y gran presencia humana en el norte peninsular como Altamira y El Castillo (Cantabria), Urtiaga (País Vasco) o Tito Bustillo (Asturias) y también en zonas levantinas como  Parpalló (Valencia) ,Valencia, Castellón, Barcelona,etc). Lo que más les identifica es sus manifestaciones artísticas. En sus pinturas representaban animales, manos o símbolos abstractos, pero no seres humanos.  Pintaban de  forma  policroma  y  realista,  y  está  claro  que como  parte  de  ritos  mágicos  para  atraer  la  caza,  las  fuerzas  naturales  positivas  o  para  representar  sus creencias y conocimientos, como si sus paredes fueran una gran enciclopedia, y una gran iglesia (Altamira, Castillo, Pindal, Tito Bustillo…). No es descartable en la actualidad que conviviesen con Neandertales y mezclara su ADN

Tras el paleolítico se produce un periodo de cambio climático denominado el mesolítico, que producirá un proceso de selección de la especie humana, empujada para sobrevivir a un gran cambio. Se desarrolla entorno al 9.000 a.C. y cuenta con yacimientos como el de Dosaigües o  Valltorta (Levante).

Finalmente llegará el Neolítico, entorno al 5000-3000 a.C. en el que aparecen los primeros poblados y asentamientos sedentarios en lugares como Can Tintoret (Barcelona) o Menga (Málaga).

Muchas son las diferencias entre estos periodos, especialmente entre el paleolítico y el neolítico, lo que ejemplifica la evolución humana, eso que hemos llamado hominización

En la economía, mientras el Paleolítico se caracteriza por una economía depredadora (no productiva), en la que las sociedades vivían de la caza, la pesca y la recolección, En el Neolítico se desarrolla una economía productiva. Aparece la agricultura y la domesticación de animales (ganadería) como ovejas, cabras, vacas,… Esto provoca la aparición de otras actividades como la elaboración de herramientas, tejidos, desarrollo de la cerámica, cestería, pulimento de la piedra y comercio.

Este cambio económico viene de la mano de un cambio tecnológico, mientras el hombre Paleolítico elabora toscas herramientas de piedra (bifaces o microlitos) o de asta y hueso. El hombre del neolítico cuenta con piedra pulimentada, cerámica y metales, lo que amplia sus posibilidades de interactuar con el medio. Así como la vela, la escritura, el torno de alfarero o la rueda

Pero el cambio económico producirá un efecto más, la transformación social. En el Paleolítico los humanos viven en grupos nómadas que se desplazaban de forma estacional siguiendo el alimento. Los individuos se reunían en pequeños grupos, con una organización muy elemental (organización tribal). Vivían en cavernas, abrigos rocosos y chozas precarias. Todo cambia en el Neolítico, por causa de la agricultura. Esta obliga al sedentarismo por la necesidad de vivir junto a los cultivos. Las estructuras sociales se van haciendo cada vez más complejas como resultado de una organización del trabajo más diversificado (aparecen profesiones como las de ceramista, tejedores, soldados, agricultores). Y como no todos los oficios van a ser reconocidos igual por la sociedad, va a aparecer una jerarquización (diversos niveles sociales), en la que los religiosos y los soldados se van a apropiar a cambio de sus funciones (defender de intermediar ante dioses y fuerzas naturales)  de más cantidad de excedente.

Pero ¿Cuál es la causa de esta transformación?. El Paleolítico estuvo marcado por amplios periodos fríos (glaciaciones), desde el mesolítico estas desaparecen y el cambio de clima genera un agotamiento de los recursos naturales (caza), mientras aumenta la población, lo que obliga a los grupos humanos a avanzar, primero comiendo vegetales y animales pequeños y después con la agricultura o si no perecer. Ese cambio no se producirá en nuestro país, si no que surgirá en Oriente Medio trayendo las migraciones esos nevos modos de vida a la Península Ibérica.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More